Griezmann pugna con Ginter por un balón.
Griezmann pugna con Ginter por un balón. EFE

Francia ha remontado a Alemania (2-1), en el partido correspondiente a la tercera jornada del Grupo 1 de la División A de la UEFA Nations League, triunfo con el que el actual campeón del Mundo acaricia su presencia en la Final Four, fase que alcanzarían empatando a los Países Bajos en el próximo encuentro, o simplemente si el equipo de Koeman no vence sus dos encuentros.

Y eso que el encuentro no fue en absoluto cómodo para los de Didier Deschamps. Joachim Löw tomó la decisión de hacer una modificación muy significativa en su plan de juego, jugando con tres centrales, dejando que llevase la iniciativa Francia, y dañando mucho al contragolpe. Fue un registro diferente, que con la elección de los rapidísimos Gnabry, Werner y Sané en la punta del ataque, hicieron bastante daño a Francia.

Además, el planteamiento se sostuvo todavía más cuando Toni Kroos puso por delante a su equipo en el minuto 13 de encuentro. El jugador del Real Madrid anotó desde el punto de penalti, después de que el colegiado señalase la pena máxima por mano de Kimpembe, en un lanzamiento muy bien ejecutado que hizo imposible la estirada de Lloris, que llegó a tocar el balón.

Con ventaja en el marcador, Alemania pudo potenciar esa idea de contragolpe, y tuvo varias situaciones que no fueron bien definidas por sus atacantes, cuestión que acabó dilapidando a los de Löw, gracias también al excelente segundo tiempo de Francia. Los blues saltaron con mucha más agresividad al segundo acto, y con una soberbia actuación de Griezmann consigueron darle la vuelta al marcador.

El delantero del Atlético de Madrid hizo el 1-1 en el minuto 60, después de que su compañero Lucas Hernández le pusiera una gran pelota y cabecease con maestría, inalcanzable para Neuer. El combinado galo culminó su remontada en el minuto 79, cuando Antoine Griezmann definió bien un penalti cometido sobre Matuidi, tras recibir este un gran pase de Mbappé.