De Gea
Fotografía de archivo, tomada el 18/06/2011, del guardameta David de Gea. EFE

El guardameta del Manchester United David De Gea se ha referido este martes por primera vez a lo ocurrido, la pasada semana, en el supermercado Tesco cuando el equipo de seguridad le dio el alto, al ver que se marchaba sin pagar un donut que se había comido en el interior del establecimiento, y asegura que no supo explicarse bien porque no domina el inglés.

Las declaraciones del guardameta exrojiblanco han sido recogidas por el diario The Sun, periódico que destapó el incidente el pasado viernes indicando que se disponía a abandonar un supermercado en compañía de su primo y un amigo sin abonar el 1'30 euros que costaba un bollo y que se había comido dentro. "Íbamos a comprar más cosas. Me di cuenta de que me había olvidado la cartera en el coche así que iba a ir al coche a buscarla. Nada más", explica David.

Una española le sacó del problema e hizo de traductora

El futbolista explica que el personal del supermercado pensó que se iba a ir sin pagar y por eso le pararon. "Intenté explicarles lo que pasaba, pero mi inglés todavía no es muy bueno, por eso estuvimos ahí un rato", detalla el novio de la cantante Edurne.

Por su parte, el portero sigue manteniendo que todo se trata de un simple malentendido y que todo se arregló gracias a una española que pasaba por ahí y explicó a los empleados del supermercado lo que De Gea quería decir.

David lamenta que le hayan dado tanta importancia a ese acto. "Han hecho algo muy grande de nada pero yo me lo tomo todo como algo divertido", decía a The Sun.

Edurne: "Ya le he dicho que tiene que practicar mejor el inglés"

En el Manchester United, confiesa que también ha habido mofas con todo el asunto del supuesto robo. "Muchos compañeros me dieron donuts en broma, pero me lo tomo con sentido del humor y como algo divertido", explica.

No van a dejarme fuera por un donut

También ha aprovechado para negar que este asunto haya repercutido en el hecho de que no jugase de titular y afirma: "No van a dejarme fuera por un donut", y añade: "El entrenador es el que decide. Él rota a los jugadores mucho y cuando considera que es lo que tiene que hacer, te deja en el banquillo".

Su novia, la cantante Edurne también resta importancia a todo el asunto del donut y confiesa que ella ya le había advertido que debía mejorar sus idiomas. Ella también tacha el hecho de "malentendido" y reconoce que "ya le he dicho que tiene que mejorar su inglés" para que no le vuelva a ocurrir un hecho similar