David Cal: "No me voy a Brasil solo por el dinero"

    • El piragüista preparará los JJ OO de 2016 primero en Sao Paulo y luego en Río.
    • Se marcha siguiendo los pasos de su técnico, Suso Morlán, quien entrenará al equipo brasileño para la cita olímpica.
    • No cierra la posibilidad de estar en Madrid 2020.
    • El gallego es el deportista español con más medallas olímpicas, cinco.
El piragüista David Cal, en una conferencia de prensa.
El piragüista David Cal, en una conferencia de prensa.
EFE

El deportista español con más medallas olímpicas (5),David Cal, pronto cruzará el oceáno Atlántico para preparar los Juegos Olímpicos de Río 2016 en tierras brasileñas. Tras las desavenencias con la Federación Española de Piragüismo, seguirá los pasos de Suso Morlán, el hombre que le ha dirigido toda su carrera deportiva, 15 años.

¿Su marcha es solo por razones económicas?

No me voy a Brasil solo por el dinero. Es una oferta y un proyecto muy bonito. Llevo muchos años entrenando en Pontevedra y un cambio de aires me vendrá bien para no caer en la monotonía. Además, podré entrenarme en la pista de los Juegos y aclimatarme a las temperaturas de allí.

¿Si no se hubiera ido su entrenador, se habría ido usted a entrenar a Brasil?

Imposible. Suso y yo siempre vamos de la mano, en el mismo pack. Él recibió la oferta de los brasileños y puso como condición que yo fuera allí con él. Si hubiera sido al revés, él también se habría venido conmigo. Llevamos 15 años juntos y dice un refrán que lo que funciona no se toca.

Pero, ¿no es ir a enseñar a sus futuros rivales?

Yo no lo veo como algo malo porque la competencia me ayudará a mejorar. Llevo entrenando solo mucho tiempo.

¿Con la Federación de Piragüismo ya está todo arreglado?

Sí. Lo que pasó fue un malentendido. Tanto ella como el Consejo Superior de Deportes (CSD) me van a poner todas las facilidades para entrenar en Brasil.

Con los recortes que se producen en becas, subvenciones y patrocinios, ¿de qué vivirá allí?

El CSD ha garantizado mi alojamiento y la manutención, así como los viajes que haga a España, porque no voy a estar dos años concentrado en Brasil sin venir.

¿Cómo afrontará el Mundial de Duigsburgo (Alemania) en agosto?

Este es un año sabático entre comillas, ya que es el posterior a los Juegos. Por eso he empezado más tarde mi preparación, pero iré a hacerlo lo mejor posible.

Algo de tiempo tendrá, en estos dos años, para hacer turismo por Brasil. ¿Qué es lo primero que le apetece ver?

La pista donde voy a competir. Está en un sitio precioso, en un lago a los pies del Cristo de Corcovado.

¿Y si le va mal allí?

El presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, me ha asegurado que, si no estoy a gusto, él tarda menos de un segundo en ir a buscarme y traerme de vuelta a España.

¿Se marchan para allá en marzo como se ha hablado?

Estoy a la espera de resolver visados y papeleos. En cuanto lo sepa, lo anunciaremos.

Antes de que llegue su adiós, participará seguro en Río 2016, pero ¿y en Madrid 2020 si nos conceden los JJ OO?

Me gustaría competir, pero hay que ir poco a poco. En mi modalidad, hay deportistas que compiten, actualmente, con los 37 años que yo tendría, aunque es complicado.

Ahora que uno de sus patrocinadores es la UCAM Murcia, ¿tiene pensado qué estudiará cuando se retire?

No lo tengo muy claro. seguramente será en un campo relacionado con el deporte. Ahora mi prioridad es Río, pero hay vida después del deporte y tento que prepararme para ingresar en la sociedad.

Una última pregunta, ¿le fastidió mucho no ser el último Príncipe de Asturias?

No me molestó que no me dieran el premio. Yo lo que critiqué  es que cuando conseguí dos medallas olímpicas fui nominado y con cinco, no. Hay gente como Teresa Perales, la selección de fútbol sala y otros muchos que se lo merecen.

BIO: (Pontevedra, 10-10-1982) Ha conseguido una medalla de oro y cuatro de plata en tres participaciones en los Juegos Olímpicos (Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012), en las modalidas de piragüismo C1 500 m y C1 1.000 m.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento