Messi y Dembélé, perfectamente alineados para remontar al Levante en Copa

Messi y Dembélé celebran uno de los goles ante el Levante.
Messi y Dembélé celebran uno de los goles ante el Levante.
EFE

El Barcelona se impuso por un contundente 3-0 que dejó en nada el 2-1 con el que el Levante se impuso en la ida. En un encuentro marcado por la polémica alineación indebida de Chumi en el Ciutat de Valencia, el conjunto culé no sufrió nada para ganar a los granotas.

Aunque la clasificación para cuartos está con un asterisco, en función de lo que ocurra con la denuncia del Levante, en el campo no hubo dudas de qué equipo fue el mejor. Con Messi todo funciona mucho mejor, y ni siquiera hizo falta sacar a Luis Suárez hasta la segunda parte.

Dembélé dinamitó las opciones del Levante muy pronto. En apenas un minuto, el francés hizo que la grada (que acogió el peor registro de público de la temporada) se levantase dos veces para celebrar sendos tantos. El primero llegó tras una combinación con Messi, y el disparo del galo dio en Cabaco, con tanta fortuna que el rebote dio de nuevo sobre el pie de Dembélé. En la siguiente jugada, de nuevo el argentino creó un pase perfecto para que el 'mosquito' batiese a Aitor.

Y así empezó el asedio del Barcelona, sin prisa pero constante. No fue hasta la segunda mitad, cuando de nuevo la conexión francoargentina volvió a funcionar. Esta vez fue Dembélé quien asistió y Messi quien, ya dentro del área, picó de manera perfecta ante la salida de Aitor.

El Levante aportó poco más que que una ocasión del enmascarado Boateng, que probó dos veces desde lejos. No fue hasta el descuento, cuando Doukouré mandó un balón al palo en la que fue la mejor oportunidad visitante para maquillar el resultado en el campo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento