Río de Janeiro inaugura sin Rusia los Paralímpicos 2016

Abertura de los Paralímpicos 2016, el 7 de septiembre de 2016 en el Maracaná de Río de Janeiro.
Abertura de los Paralímpicos 2016, el 7 de septiembre de 2016 en el Maracaná de Río de Janeiro.
EFE
Los Juegos Paralímpicos de Río se han inaugurado este miércoles en una ceremonia en el estadio de Maracaná y se prolongarán hasta el próximo día 18. El recinto deportivo vivió durante casi cuatro horas una auténtica fiesta tropical que llenó de color y música el cielo de la ciudad brasileña.

Los Juegos Paralímpicos de Río se han inaugurado este miércoles en una ceremonia en el estadio de Maracaná y se prolongarán hasta el próximo día 18.

El estadio de Maracaná vivió durante casi cuatro horas, con la ceremonia de inauguración de los primeros Juegos Paralímpicos de la historia de Sudamérica, una auténtica fiesta tropical que llenó de color y música el cielo de Río de Janeiro.

Río de Janeiro vuelve al centro de la acción deportiva mundial con la celebración a partir de este miércoles de la XV edición de los Juegos Paralímpicos de Verano, una cita a la que acudió esperanzada la delegación española, que desea demostrar que todo su esfuerzo en un duro ciclo de cuatro años no ha sido en vano.

La ciudad brasileña, más de dos semanas después de albergar los Juegos Olímpicos, afronta el examen de acoger otro gran evento deportivo, en esta ocasión el que reúne a los mejores atletas del mundo con discapacidad, dispuestos a demostrar de nuevo, no sólo sus amplias capacidades deportivas, sino su mensaje de superación y de la no existencia de límites.

Un total de 126 deportistas, más sus correspondientes guías, componen la delegación nacional y esperan volver a instalarse entre las grandes potencias paralímpicas, algo cada vez más difícil por el auge de muchos países, decididos a invertir en esta faceta social-deportiva, y por las dificultades sufridas en España.

Los Juegos con la participación de 159 países y 4.432 deportistas que competirán en veintidós modalidades, dos más que en Londres debido a la inclusión del triatlón y el piragüismo.

La ceremonia comenzó con el anuncio que por los vídeo-marcadores protagonizó Philip Craven, deportista británico en silla de ruedas que compitió en cinco Juegos de 1972 a 1988 y que saludó desde una de las tribunas, ahora como presidente del Comité Paralímpico Internacional.

Su testigo lo tomó el atleta estadounidense Aaron Wheelz, que, con su silla de ruedas, deleitó a los asistentes con un saltó impresionante, con pirueta incluida en el aire, tras descender una empinada rampa desde lo más alto de una de las gradas de un fondo del estadio.

A partir de ese momento la música tomó un papel protagonista y, a través de ritmos como la samba, el tropicalismo o la bossa nova, se fueron sucediendo diversos espectáculos de música, luz y color que iluminaron la noche de Río de Janeiro.

Con el estadio de Maracaná en pie, el maestro Joao Carlos Martins, con un solo de piano, fue el encargado de poner música al himno de Brasil y al izado de la bandera del país. A continuación, uno a uno, representantes de los 164 países participantes fueron desfilando por el estadio, incluido Ibrahim Al Hussein, un refugiado sirio que compite como parte del equipo de atletas paralímpicos independientes.

La delegación española, con el tenista de mesa granadino José Manuel Ruiz como abanderado, desfiló con el traje diseñado por Luanvi y dio la vuelta a Maracaná entre sonrisas y caras de alegría.

La entrada del equipo brasileño, el último en desfilar, llevó el delirio a las gradas y permitió que el puzzle que se fue confeccionando sobre el suelo del estadio se completara para que, en forma de corazón, se iluminara en una metáfora de la vida. Ese momento fue la antesala que dio inicio a los discursos oficiales, el primero el de Carlos Arthur Nuzman, presidente del Comité Paralímpico Brasileño.

Tras los discursos, el presidente de Brasil, Michel Temer, declaró inaugurados los Juegos entre la sonora pitada que le dedicó el público nacional que asistió a la gala, como ya ocurrió hace un mes en la inauguración de los Olímpicos.

La ceremonia, creada por tres directores, el diseñador Fred Gelli, el escritor (en silla de ruedas) Marcelo Rubens Paiva y el artista Vik Muniz, intentó reflejar la condición humana de los deportistas, sus sentimientos, dificultades y su solidaridad.

Una de las estrellas de la ceremonia fue la deportista norteamericana Amy Purdy, medallista paralímpica de snowboard en los Juegos de Invierno de Sochi, en 2014. Purdy, que perdió las dos piernas con 19 años, llevó a cabo un baile de samba junto a una grúa.

El momento más emotivo de la ceremonia llegó casi al final con el encendido del pebetero paralímpico. La llama, tras haber viajado a través de las cinco regiones de Brasil a lo largo de siete días, con 500 portadores, llegó al estadio para un último relevo en manos de cuatro deportistas con discapacidad brasileños: Antonio Delfino, Marcia Malsar, Adria Rocha y Clodoaldo Silva.

Clodoaldo fue el encargado de llevar la antorcha hasta el pebetero, para lo que tuvo que superar tres cuestas con la dificultad añadida de la lluvia incesante que ya hacía unos minutos había comenzado a caer.

El encargado de poner el broche a la ceremonia fue el cantante Seu Jorge, que, acompañado de los músicos del Círculo de Samba, hicieron bailar a la grada de Maracaná.


Sin Rusia

Rusia inauguró este miércoles sus propios Juegos Paralímpicos alternativos después de su exclusión de los de Río de Janeiro por las acusaciones de dopaje de Estado vertidas por el informe McLaren.

"La selección rusa es uno de los equipos más potentes del mundo", proclamó el presidente ruso, Vladímir Putin, al dar la bienvenida a los deportistas paralímpicos. "Los Juegos Alternativos", una propuesta del jefe del Kremlin, fueron inaugurados en el centro comercial Crocus City con un desfile de los deportistas paralímpicos que contó la presencia del ministro de Deportes, Vitali Mutkó.

Desfilaron los judocas, los futbolistas, arqueros y tiradores, jugadores de balonmano, ciclistas, remeros, tenistas y nadadores, entre otros.

"En Río debíamos participar en 18 modalidades deportivas. Pero estoy seguro de que estas dificultades son pasajeras", dijo Mutkó, quien se manifestó convencido de que los paralímpicos rusos podrán competir en futuros torneos.

El pasado 7 de agosto el Comité Paralímpico Internacional (CPI) excluyó al equipo ruso debido a las denuncias de dopaje de Estado recogidas en el informe McLaren encargado por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

El presidente del CPI, Philip Craven, cifró en 44 los deportistas rusos cuyas pruebas antidopaje fueron manipuladas durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi en 2014.

Craven lamentó que "el programa de dopaje de Estado también haya involucrado al deporte paralímpico", pero exculpó en todo momento a los deportistas y responsabilizó exclusivamente al Estado ruso, al que acusó de corrupción.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento