Cassano
Cassano, en un partido con la Sampdoria. (AP) AP

El delantero italiano Antonio Cassano ha vuelto a dar muestras de su carácter polémico, después de abandonar el terreno de juego voluntariamente, mientras su equipo disputaba el partido de liga en Catania obligando a su técnico a la sustitución.

El díscolo jugador, en el minuto 38 y ante la sorpresa de propios y extraños, se marchó del campo al comprobar que el árbitro no pitaba una falta a su favor, la cual protestó airadamente. Seguidamente abandonó el terreno de juego sin que aparentemente sufriera problema físico alguno.

Ante ello, el técnico sampodriano, Walter Mazzari, cuyo equipo perdía entonces por 1-0, no tuvo más remedio que sustituir a Cassano, sacando al terreno de juego a Paolo Sammarco.

En el descanso del partido, ya con un 2-0 a favor del Catania, el presidente y propietario del Sampdoria, Riccardo Garrone, restó importancia a la "autosustitución" al afirmar: "dejó el terreno de juego por un estiramiento muscular, tras haber recibido varios golpes; por lo tanto no hay problema alguno".

La explicación de Garrone contrasta con lo que se ha podido apreciar tanto desde la tribuna como por las imágenes televisivas, pues Cassano no daba la impresión de estar lesionado, e incluso algunos de sus compañeros intentaron convencerlo para que siguiera en el campo.