Carolina Ruiz
Carolina Ruiz, en acción en los Juegos de Sochi. EFE

La esquiadora española Carolina Ruiz esperaba que la temporada que acaba de concluir le iría "un poquito mejor", sobre todo en la gran cita de la temporada, los Juegos Olímpicos de Sochi, que cree que han sido "bastante negativos" por no sacar provecho de su experiencia y de ser realmente en los únicos de los cuatro que ha disputado en los que podía tener "claras opciones de medalla".

A mí, (ser la referencia) ahora no me implica presión y me gustaría que pudiera servir de ejemplo para los futuros campeones

"La verdad es que con los objetivos que nos habíamos marcado a principios de temporada pensábamos que nos iría un poquito mejor. En el descenso fue parecido porque, aunque no hubo victorias, los resultados fueron bastante consistentes y al menos mantuvimos un buen nivel, optando siempre a estar entre las mejores. En el supergigante, sin embargo, pensábamos que daríamos un pasito hacia delante y fue todo lo contrario. Hemos dado un paso atrás y como han sido pocas carreras, en la general nos hemos ido atrás", señala Ruiz.

En relación a si los títulos de campeona de España logrados en gigante (junto a Pol Carreras) y supergigante (con Paul de la Cuesta) compensan la actuación en los Juegos de Sochi, deja claro que "no se puede comparar una cosa con la otra". "Acabar la temporada con una victoria es siempre importante y positivo, pero eso no va a borrar mi actuación en los Juegos Olímpicos", confiesa. Así, la andaluza reconoce que en la cita rusa no se espera "para nada que" se saliera "de esta forma de la pista". "Son cosas que pasan, pero siempre una se prepara con muchísima ilusión para hacerlo lo mejor posible y dar también lo mejor de una misma", apunta, recalcando que eran "los únicos Juegos" en los que tenía "claras opciones de medallas".

"Me encontraba entre las 15 mejores en las dos disciplinas y siendo los cuartos han sido bastante negativos. Las dos caídas ni siquiera me dieron la opción de ver en qué nivel me encontraba. Me siento desilusionada después de tanto trabajo, pero estas cosas pasan en el esquí alpino y en el deporte en general. Me preparé todo lo bien que supe, pero son carreras en las que una no tiene nada que perder, donde lo das todo y que a veces no salen", añade al respecto.

Además, considera que ser en la actualidad la mejor esquiadora española no le supone una excesiva presión porque esta la que uno "se quiere poner". "Ahora mismo, me lo tomo como lo contrario. A mí, ahora no me implica presión y me gustaría que pudiera servir de ejemplo para los futuros campeones. Yo no puedo hacer nada por ellos, salvo ser en su momento su referente. De ser así, estaré encantada. Yo también tuve los míos en su día, así que les puede servir", comenta.