Joaquín Caparrós.
Joaquín Caparrós. EFE

Los equipos femeninos de Betis y Sevilla se vieron las caras en el Benito Villamarín, en un partido histórico por llevar al feudo verdiblanco a casi 24.000 espectadores, un récord histórico en un derbi de la categoría.

Sin embargo, unos cuantos descerebrados empañaron el histórico enfrentamiento con un cántico deleznable: "Esta noche se muere Caparrós", se escuchó en las gradas, tal y como captaron las cámaras de La Sexta.

Unas palabras que coinciden con el anuncio que el técnico utrerano realizó al término del encuentro que el Sevilla disputó frente al Valladolid el pasado fin de semana, cuando afirmó que padecía una leucemia crónica.