Joaquín Caparrós, entrenador del Sevilla, ha dado una noticia al término del encuentro entre el cuadro hispalense y el Valladolid que ha dejado en segundo plano el triunfo de los suyos en Pucela.

El entrenador de Utrera ha querido anunciar que padece una "leucemia crónica", aunque esta no es de una gravedad que le impida hacer una vida normal, e incluso ha confirmado que no necesita seguir ningún tipo de tratamiento.

"Se ha picado la sangre roja con la sangre blanca", ha dicho en tono de buen humor. "No me impide entrenar, no necesita ni tratamiento. Si confían en mí muchos más años no hay ningún problema, puedo seguir. Hoy hago esta declaración para que no haya más comentarios".

"No necesito tratamiento, estoy feliz y quiero decirle a mi gente que voy a dar mucha guerra", ha concluido.