Cerca de 4.000 aficionados presenciaron el primer entrenamiento del Benfica del técnico español José Antonio Camacho, en el regreso de éste a la entidad y que provocó la mayor asistencia a una sesión en la ciudad deportiva del club luso.

Camacho fue recibido con una gran ovación por parte de los asistentes, que descartaron ir a la playa para dar la bienvenida al técnico que durante años ha liderado las preferencias de los benfiquistas para ocupar el banquillo local en el Estadio de La Luz.

El nombre del entrenador fue coreado por los presentes, algunos de los cuales colgaron una pancarta que rezaba: "Camacho, eres el patrón del éxito".

Los ánimos estaban tan encendidos que algunos hinchas saltaron al césped, aunque el personal de seguridad les expulsó antes de que apareciesen los jugadores y Camacho, que estuvo acompañado por su segundo, Pepe Carcelén.

Los hinchas lusos esperan que Camacho repita el éxito de la temporada y media en las que comandó al Benfica, con el que logró una Copa de Portugal y un saldo de 47 triunfos, 14 empates y otras tantas derrotas.

Prometió trabajo

En su presentación como nuevo técnico del Benfica, prometió trabajo y destacó el partido de vuelta de la tercera ronda previa de clasificación para la Liga de Campeones de la próxima semana contra el Copenhague como el objetivo inmediato más importante para su equipo.

Camacho compareció ante los medios junto al presidente de la entidad y amigo personal, Luis Filipe Vieira, y apuntó que intentará "hacer un equipo grande" del Benfica, aunque aclaró que necesitará tiempo para llevar a cabo ese objetivo.

Camacho apuntó que intentará "hacer un equipo grande" del Benfica

El entrenador español, que firmó por dos años con la entidad del estadio de La Luz, dijo que estaba en Lisboa "para trabajar", con una plantilla a la que dijo que todavía deberá conocer en profundidad. "Conozco a seis jugadores de mi época y eso ayudará", explicó, aunque reconoció que se necesitará tiempo para que "la plantilla me conozcan y yo a ellos". El murciano ya entrenó al conjunto lisboeta entre 2002 y 2004.

Camacho insistió en que no conoce "al ciento por ciento" a los jugadores que componen la actual plantilla, pero adelantó que quiere imponer su "filosofía futbolística", algo que, aclaró, "no se puede implantar de hoy para mañana".

Reconoció que la situación -a nivel de instalaciones- con que cuenta hoy el Benfica es muy superior a la de hace tres años, cuando entrenaba a un equipo que definió como "muy fuerte y competitivo".