George Mitchell
El ex senador George Mitchell durante la rueda de prensa. (Reuters)

Se esperaba con mucho interés el informe sobre el dopaje en las Grandes Ligas de béisbol de Estados Unidos. Y no hizo más que confirmar las sospechas sobre este deporte. El ex senador demócrata George Mitchell, que presentó el estudio, denunció una "cultura de dopaje" en el béisbol.

El informe culmina una investigación de 20 meses de Mitchell en la que ya es conocida como la ‘Era de los Esteroides’.

"Todos sabían del consumo y nadie quería hacer nada por dar solución, al estar más interesados en la obtención de buenos resultados económicos", destacó Mitchell en la concurrida rueda de prensa.

"La responsabilidad es de todos y ha llegado la hora de cambiar por completo esa realidad, con una política seria de dopaje y con controles fiables e independientes", destacó Mitchell. "La Era de los Esteroides en el béisbol profesional debe llegar a su final".

Mitchell también da a conocer en su informe los nombres de las estrellas que han podido consumir sustancias prohibidas: Roger Clemens, Andy Pettitte y Miguel Tejada. El jugador Barry Bonds, quien ya afronta acusaciones de perjurio, también aparece en el informe.

José Guillén, Jason Giambi, Eric Gagne, Paul Lo Duca, Troy Glaus, Gary Matthews Jr., Brian Roberts, Rick Ankiel y Jay Gibbons aparecen en la lista de jugadores en activo nombrados en el informe.

Por ahora, se ignora si el informe contra el dopaje en el béisbol acarreará multas o suspensiones. Ahora habrá que conocer la postura del comisionado, que también ha dicho que recibiría todas las recomendaciones del informe de Mitchell, pero no se comprometió a cumplir todas las recomendaciones.

Acusaciones para todas las partes

Mitchell acusó directamente a comisionados, directivos, sindicato de peloteros y jugadores de su responsabilidad por el dopaje en el béisbol durante las dos últimas décadas. "Tienen culpa por tolerar una cultura amplia de abuso de drogas y esteroides, violando la ley".

"Cada uno de los 30 equipos de las Grandes Ligas tenían a uno o varios jugadores que consumían sustancias prohibidas y era permitido por los directivos y el sindicato", subrayó Mitchell.