Barcelona vs. Espanyol.
Barcelona vs. Espanyol. EFE

El Barcelona se llevó el derbi frente al Espanyol gracias a un doblete de Leo Messi (2-0), en un partido muy parejo y bien competido por el equipo visitante.

Rubi decidió cambiar su planteamiento habitual, y salió al Camp Nou con cinco defensas y cuatro centrocampistas, lo que espesó bastante el ataque culé. Nada más empezar el encuentro, Messi avisó con una muy buena maniobra que acabó por no entrar de milagro, pero le costaba al Barcelona encontrar situaciones de gol claras.

La otra gran ocasión llegó en el minuto 25, cuando Rakitic recogió una pelota suelta en la frontal del área, desde donde se sacó un buen remate que se marchó rozando el palo por muy poco.

El Espanyol intentaba salir en alguna ocasión al contragolpe, aunque pero Piqué y Lenglet se mostraban bastante seguros para anticipar e impedir esos despliegues de su rival, y de hecho Messi, al filo del descanso y tras aprovechar un despeje fallido de Rosales, estuvo a punto de marcar, aunque su remate se marchó fuera por poco.

Intentó el Barcelona acelerar el ritmo ofensivo de su equipo dándole entrada a Malcom en el lugar de Arthur, pasando a Coutinho al medio campo, pero el Espanyol siguió defendiendo francamente bien.

Tuvo que ser Leo Messi, el que en el minuto 71, lograse romper la igualada, después de sacarse de la manga un lanzamiento de falta directa, en una posición muy cercana, que intentó despejar Víctor Sánchez, despistando a Diego López y significando ese 1-0 definitivo.