Croacia y Dinamarca jugarán la final del Europeo de balonmano de Noruega

  • Croacia venció a Francia por 24-23.
  • Los franceses tuvieron en sus manos el empate.
  • El lanzamiento de Karabatic se estrelló en el poste.
  • Dinamarca se metió en la final a falta de tres segundos.
Ivano Balic lanza a portería (EFE).
Ivano Balic lanza a portería (EFE).
Jens Wolf / EFE

Una parada del portero Vjenceslav Somic con ayuda del poste al lanzamiento de Nikola Karabatic metió a Croacia por primera vez en su historia en la final del Campeonato de Europa de Noruega, la única gran final que les faltaba por jugar a los balcánicos, tras imponerse por 24-23 a Francia.

Ahí se las verán con Dinamarca, después de imponerse por 25-26 a Alemania, gracias al acierto de Chrisitiansen desde los siete metros a falta de 3 segundos para el final y que dio el triunfo a los daneses.

Billete olímpico para Croacia 

Pese a la trascendencia del choque, en el que franceses y croatas además de un puesto en la gran final se jugaban parte del billete olímpico, el encuentro, para no pocos, se presentaba como un duelo entre el galo Nikola Karabatic y el balcánico Ivano Balic por el galardón honorífico de mejor jugador mundial.

Croacia llegó al descanso con una ventaja de dos goles (11-9). El comienzo de la segunda parte fue para Francia, que aprovechó la ausencia durante unos minutos de Balic por una presunta lesión: así empató el partido a los ocho minutos de la reanudación empató el partido (14-14) se puso por delante por primera vez cuatro después (14-15)

Distancia que una nueva exclusión de Dinart, la segunda del defensor del Ciudad Real, y la irrupción del extremo derecho del Octavio Ivan Cupic, con cuatro goles, dos de ellos de penalti, no sólo logró enjugar, sino que situó a los balcánicos de nuevo por delante (21-19) llegando al tramo final.

Pero Francia reaccionó y empató a 21. Una igualdad que se mantuvo hasta entrar en los cinco minutos finales, en los que Karabatic no fue capaz de emular a Balic, que había firmado con anterioridad el 23-23 para los balcánicos, ni a Blazenko Lackovic, que puso a cuarenta y cinco segundos de la conclusión el 24-23 en el marcador.

Alemania, fuera en los últimos segundos

Dinamarca acabó con el maleficio que le había llevado a caer en las semifinales de los tres últimos europeos, así como en el pasado Mundial, tras vencer por 26-25 a Alemania, gracias a un gol de penalti de Lars Christiansen a tres segundos para el final.

No le tembló el pulso al veterano extremo danés, autor de casi 1.200 goles con la selección, y batió con seguridad al meta germano Johannes Bitter, que pese a su excepcional encuentro, especialmente en la primera parte, no pudo evitar la derrota germana en un encuentro que midió a dos equipos que representan dos concepciones diferentes de este deporte.

 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento