Pau Gasol frente a Daymond Green en su partido frente a Golden State Warriors
Pau Gasol frente a Daymond Green en el partido entre Chicago Bulls y Golden State Warriors JOHN G. MABANGLO / EFE

Gran noche para los hermanos Gasol en la que parece la temporada más feliz de los de Sant Boi en la NBA. Una canasta de Derrick Rose en los últimos segundos de la prórroga confirmó el asalto de los Chicago Bulls al fortín del mejor equipo de la NBA en estos momentos, los Golden State Warriors, 113-111. Por su parte los Memphis Grizzlies volvieron a mostrar su solidez ante un rival directo de su división y conferencia, los Dallas Mavericks al ganar 109 a 90.

Pau Gasol siguió con su gran temporada en el equipo de Chicago mostrando de nuevo que no se fue a Illinois para vivir una idílica retirada sino que llegó al exequipo de Michael Jordan para triunfar.

En un partido complicado desde el inicio contra el mejor equipo de la liga, Gasol volvió a dominar en la zona y se quedó a un paso del Triple Doble firmando 18 puntos, 16 rebotes y 8 asistencias en los 40 minutos que jugó.

Pero el protagonismo de la noche se lo llevó Derrick Rose que por momentos volvió a parecerse al genial jugador que ganó el MVP en 2011 y que apuntaba a ser uno de los mejores de la historia.

Rose, que anotó 30 puntos y fue el máximo encestador de su equipo, fue decisivo en los últimos segundos del partido cuando no le tembló la muñeca y a 8 segundos del final de la prórroga pudo convertir una canasta que dio la victoria a Chicago por 113 a 111.

El otro que se apuntó a la fiesta de los Bulls en la madrugada de este miercoles fue Joaquim Noah que consiguió otro doble doble de 18 puntos y 15 rebotes que dejó claro la superioridad de los de Thibodeau en la zona, una de las claves para conseguir la victoria ante unos Warriors que bombardeaban una y otra vez la canasta de Chicago.

Por el lado de los de San Francisco los mejores volvieron a ser el base Klay Thompson con 30 puntos y 10 rebotes y Stephen Curry con 24 puntos y 9 asistencias. A pesar de estos números no pudieron evitar que su equipo encajara la segunda derrota en el Oracle Arena en lo que va de temporada aunque aún consiguen salvar la posición en la liga, una partido por delante de los Atlanta Hawks.

Los Grizzlies superan a los Mavericks

Los Memphis Grizzlies siguen con su buena racha al conseguir esta madrugada su cuarta victoria consecutiva ante los Dallas Mavericks, rivales directos en la lucha por el liderato de la División Suroeste y los puestos importantes de la Conferencia Oeste, que perdieron el tercer partido seguido.

Como ya hiciera en el partido de este martes ante Orlando Magic, Zach Randolph volvió a ser el líder del ataque de los Grizzlies al aportar un doble-doble de 22 puntos, 10 rebotes y dar dos asistencias.

El juego interior de los de Memphis volvió a brillar y mientras Randolph fue decisivo en el plano individual el pivot español Marc Gasol lo fue en el grupal pues, ante la ausencia del base Mike Conley, se convirtió en el mejor asistente de su equipo con seis, además de anotar 15 puntos y capturar cuatro rebotes. El jugador de Sant Boi disputó 28 minutos en los que anotó 7 de 13 tiros de campo, falló un intento de triple, y acertó 1-1 desde la línea de personal.

Los de Memphis se afianzan en el liderato de su división a más de dos partidos de ventaja sobre Houston Además de los dos grandes de los Grizzlies el esloveno Beno Udrih mostró su buen momento de forma y no defraudó a la hora de suplir la ausencia de Conley desde el puesto de titular, Udrih cumplió su papel con cinco asistencias y ocho puntos.

Vince Carter brilló de manera especial en su vuelta a Dallas, la que fuera su casa durante las últimas tres temporadas consiguiendo 12 puntos y jugando un gran partido con  el que se ganó una gran ovación por parte de los seguidores de los Mavericks.

Por el lado de los Mavericks el alero Chandler Parsons y el escolta Monta Ellis fueron los mejores de la noche al conseguir 19 puntos cada uno, pero no pudieron evitar la peor racha perdedora del equipo de Dallas en lo que va de temporada.

El entrenador de los Dallas Mavericks, Rick Carlisle, parece gafado pues la mala racha de su equipo ha llegado cuando a él le queda una victoria para llegar a las 600 como profesional de la NBA.