Imagen de un partido de baloncesto
Dos jugadores de baloncesto pelean por un balón. EFE

El baloncestista estadounidense de 23 años Chauncey Hardy, del CSS Giurgiu, que milita en la primera división rumana, falleció este fin de semana después de recibir una brutal paliza en una discoteca de la ciudad de Giurgiu, en el sur del país, informa este lunes la prensa local.

Hardy murió la noche del domingo en un hospital de Bucarest, donde fue trasladado en estado de coma.

La víctima se golpeó la cabeza con el suelo de cemento

El jugador fue agredido en la pista de baile de la discoteca después de entrar en conflicto con un grupo de hombres al intentar bailar con varias jóvenes locales, según algunos medios.

El principal sospechoso se entregó a la Policía, anunció el jefe del Servicio de Investigaciones Criminales de la Policía de Giurgiu, Catalin Georgescu.

"De sus declaraciones se desprende que tuvo un altercado con el baloncestista y le propinó un puñetazo", ha declarado Georgescu a la prensa.

"La víctima se golpeó la cabeza con el suelo de cemento", añadió, mientras se esperan conocer las conclusiones médicas del fallecimiento.