Chapecoense brasileño
Fotografía de archivo con fecha del 23 de noviembre de 2016, de los jugadores de Chapecoense brasileño. FERNANDO REMOR / EFE

El club Atlético Nacional de Colombia, el que sería el próximo rival del Chapecoense en la ida de la final de la Copa Sudamericana el miércoles, manifestó su solidaridad con los afectados tras el accidente de avión que este martes transportaba al club brasileño a la ciudad colombiana de Medellín, en el que murieron 71 pasajeros.

Tras la tragedia la Asociación que reúne a las federaciones de fútbol en los países de Sudamérica (Conmebol) suspedió de inmediato el encuentro previsto. "La familia Conmebol lamenta enormemente lo ocurrido. Todas las actividades de la Confederación quedan suspendidas hasta nuevo aviso", anunció. Y esta decisión motivó al propio Atlético Nacional a solicitar de manera oficial que se declare al Chaopecoense como campeón del torneo.

"El Atlético Nacional invita a Conmebol a que el título de la Copa Sudamericana le sea entregado a la Associacao Chapecoense de Futebol como laurel honorífico a su gran pérdida y en homenaje póstumo a las víctimas del fatal accidente que enluta nuestro deporte", señala el club en un comunicado. "De nuestra parte, y para siempre, Chapecoense Campeón de la Copa Sudamericana 2016", finaliza el escrito.

Asimismo, uno de sus capitanes, Gilberto García declaró ante los medios de comunicación: "Queremos que se declare campeón el Chapecoense, esperemos que la Cobmebol tome esa determinación. Es lo mínimo que podemos hacer", corroborando la decisión del club.

Además, el club colombiano estará presente el miércoles en el estadio en el que se jugaría el partido a las 18.45 hora local para homenajear al equipo brasileño "vestidos de blanco y con una vela blanca en símbolo de solidaridad".

Por su parte, los cuatro principales clubes del estado brasileño de Sao Paulo (Palmeiras, Santos, Corinthians y Sao Paulo) defendieron este martes medidas de "solidaridad" con el Chapecoense, como evitar su descenso durante los próximos tres años y cesiones gratuitas de jugadores para la próxima tempoada.

De aceptarse esta petición, en el caso de que el Chapecoense finalice durante las próximas tres temporadas en plazas de descenso —los cuatro últimos en la clasificación de los veinte clubes que disputan la primera división—, sería el decimosexto clasificado el equipo que bajaría a la segunda división.

"Se trata de un gesto mínimo de solidaridad que se encuentra a nuestro alcance en este momento, dotado del más sincero objetivo de reconstrucción de esta institución y de esa parte del fútbol brasileño que se perdió hoy", concluye el comunicado.