Simeone
El entrenador argentino del At. de Madrid, Diego Pablo Simeone. EFE

En la batalla encarnizada por ganar la Liga, tres son los actores principales: Barça, Real Madrid y Atlético. Tres equipos que hacen grande esta Liga, que se alternan en el primer puesto de la tabla y que están empatados a 57 puntos.

Pero no solo se habla de este trío liguero. Actores secundarios toman el protagonismo desde hace unas semanas: los árbitros. Los grandes de nuestro fútbol les han declarado la guerra abiertamente. Llegan las jornadas decisivas en el torneo doméstico y cualquier decisión —buena o mala— puede decantar la Liga hacia uno u otro lado.

En el club madrileño no quieren callarse por lo que consideran un trato injusto

El Atlético perdió este sábado el liderato. Los rojiblancos acabaron con diez por la expulsión de Aranzubia y recibieron un un severo castigo. Pero en el club madrileño no quieren callarse por lo que consideran un trato injusto, justo ahora que estaban en lo más alto de la tabla. Al arbitraje en Almería de Teixeira Vitienes se suma, según los colchoneros, los detalles puntuales del de Copa en el Bernabéu por parte de Clos Gómez.

Eso, unido a los arbitrajes de las últimas semanas, tienen indignados a futbolistas, técnicos y dirigentes en el Vicente Calderón, que, según indica Marca, esperan que, al menos Teixeira, sea castigado con nevera. Los jugadores critican abiertamente: "He notado cosas raras" o "nos pitan con mucha facilidad" son frases que se repitieron tras el partido en Almería.

El Madrid, "indignado"

No mucho más contento está su vecino, el Real Madrid. El club de Chamartín lleva varias jornadas con la guerra declarada al colectivo arbitral. No sentó nada bien la sanción de tres partidos a Cristiano Ronaldo por su expulsión en San Mamés. El club blanco manifestó públicamente su"indignación" por la resolución y exigió que se tomaran medidas. Una de ellas era un cambio en la cúpula arbitral, según señaló el diario As. Florentino, apoyado por su Junta Directiva del Madrid, trasladará esta petición a Ángel María Villar, presidente de la RFEF. Dentro de esta exigencia también se incluiría un cambio en el modelo de asignación de árbitros.

Y en cuanto a la sanción a Cristiano, el Madrid tampoco da su brazo a torcer y ya manifestó su intención de recurrir. Fuentes del Real Madrid calificaron la sanción a Cristiano como "insólita" y aseguraron que recurrirán el castigo por la roja que le mostró Ayza Gámez por la agresión al jugador del Athletic Ander Iturraspe y por abandonar el terreno de juego llevándose la mano a la cara, en un gesto que ha sido considerado como de menosprecio.

El Real Madrid califica la sanción a Cristiano como "insólita"

El tercero en discordia, el Barça, se desmarca de estas polémicas en cuanto a quejas personales. Pero no puede evitar verse envuelto en una, ya que recuperó el liderato en Sevilla no exento de ella. Tras el partido (1-4), los andaluces clamaron contra el gol del empate culé a balón parado. El Sevilla protestó mucho que la falta no fue y que, además, el remate del Alexis era en fuera de juego.

El entrenador del Sevilla, Unai Emery, lamentó que "el estilo arbitral" del otro Teixeira,  José Antonio, no les benefició. "Las decisiones arbitrales conllevan un estilo, y sin entrar en si acierta o no, que es difícil, creo que ese estilo no nos ha beneficiado. Teníamos miedo de hacer presión ante un rival que te exige ese contacto. Es necesario, pero hay ciertos arbitrajes que lo permiten y otros que no", indicó en rueda de prensa.

"La del gol en fuera de juego es una jugada muy decisiva, porque estábamos muy bien, con ventaja en el marcador, ocasiones y una línea positiva. Viene además de una acción de Pareja que disputa con Messi en el suelo y creo que toca balón. Ese estilo nos ha minado porque estábamos miedosos en los duelos. Luego el árbitro ha entendido que tenía que soltar esa exigencia y en el segundo tiempo ha permitido más", añadió.