Así es el sistema penitenciario de Brasil, el "infierno en la tierra" en el que Robinho cumplirá prisión por violación

Robinho, ex jugador del Real Madrid, ha sido detenido en Brasil y tendrá que cumplir allí los 9 años de prisión que le impuso un tribunal italiano por participar en una violación grupal en 2017.
Robinho, ex jugador del Real Madrid, ha sido detenido en Brasil y tendrá que cumplir allí los 9 años de prisión que le impuso un tribunal italiano por participar en una violación grupal en 2017.
Robinho, ex jugador del Real Madrid, ha sido detenido en Brasil y tendrá que cumplir allí los 9 años de prisión que le impuso un tribunal italiano por participar en una violación grupal en 2017.
Robinho, ex jugador del Real Madrid, ha sido detenido en Brasil y tendrá que cumplir allí los 9 años de prisión que le impuso un tribunal italiano por participar en una violación grupal en 2017.
Atlas

Robinho cumplirá en Brasil la pena de prisión de nueve años a la que fue condenado en 2022 por la Justicia italiana por su participación en una violación grupal en 2013. Así lo ha dictado la Justicia Federal brasileña, que rechazó la petición de habeas corpus presentada por el exjugador del Real Madrid, el Milan y el Manchester City.

Italia había pedido la extradición del exfutbolista, que no pudo producirse al no existir tratado entre ambos países. Robinho pasará a disposición del sistema penitenciario brasileño, caracterizado por ser uno de los más inseguros del mundo, apodado "El infierno en la tierra".

Violencia, enfermedades y guerras de bandas

Condiciones de vida inhumanas, con miles de presos hacinados, con pésimas condiciones higiénicas y sanitarias y un día a día marcado por la violencia y las guerras de bandas, con la seguridad conteniendo por la fuerza el caos dentro de los centros. Así es el sistema penitenciario de Brasil, conformado por centros como Carandiru, en Sao Paulo (la mayor cárcel de América Latina, con más de 6.500 presos) o Pedrinhas, en el estado de Maranhao, una prisión prácticamente en ruinas que encierra violencia entre facciones que han organizado, incluso, guerras y actividades criminales en su interior. 

Las guerras dentro de estos infiernos es la dinámica general: precisamente en Pedrinhas, en el año 2013, una guerra de bandas se saldó con 67 muertos. También son habituales las epidemias de enfermedades como el SIDA y la tuberculosis en un sistema completamente saturado: entre el año 2000 y el 2022, la población en las cárceles brasileñas aumentó en un 372,5%. Centros de reclusión en los que impera el caos y la violencia.

El presidio de Carandirú, escenario de la peor matanza carcelaria de la historia de Brasil, llegó a albergar 8.000 presos y se consideró la mayor prisión de América Latina.
El presidio de Carandirú llegó a albergar 8.000 presos y se consideró la mayor prisión de América Latina.
Wikimedia Commons

Un sistema "costoso, inhumano, degradante e ineficaz"

Las condiciones del sistema penitenciario brasileño en el que ahora Robinho pasará a cumplir condena han sido denunciadas por numerosas organizaciones internacionales: desde oenegés como Amnistía Internacional y Human Rights Watch (HRW) hasta la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. 

También las autoridades brasileñas han realizado sus propias investigaciones: la propia Corte Suprema de Justicia llegó a calificarlo de "costoso, inhumano, degradante e ineficaz" al debatir la forma de fiscalizar lo que ocurre en las cárceles, en el año 2021. Una "tragedia humanitaria que "sirve para denigrar a las personas o insertarlas en el mundo organizado del crimen" marcada por la "violación sistemática y generalizada de los derechos humanos".

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento