El Betis duplica su apuesta con Isco y trabaja para sellar la renovación hasta 2026

Isco celebra su gol con la grada del Villamarín.
Isco celebra su gol con la grada del Villamarín.
FSG
Isco celebra su gol con la grada del Villamarín.

"No estaba acabado; solo necesitaba un poco de confianza y ahora la tengo", fueron las palabras de Isco Alarcón hace menos de un mes en una entrevista en la que agradecía la oportunidad brindada por el Real Betis para reengancharse en la élite. Por aquel entonces, el malagueño ya había vuelto a encandilar a un estadio entero con su fútbol y en la entidad verdiblanca pronto se acabaron las dudas: la apuesta había funcionado y renovación se convirtió en la única opción. 

Francisco Alarcón ha regresado a la élite del fútbol de verdad, no como en el intento fallido caprichosamente protagonizado en las filas del eterno rival, el Sevilla FC. Los números avalan su disfrute en el campo con el escudo de las trece barras al pecho (17 partidos, 11 premios MVP, tres goles y tres asistencias) y han impulsado sus índices de popularidad hasta cotas inesperadas a sus 31 años.

Tanto es así que su 'resurrección' ha metido en un lío al mismísimo Luis de la Fuente, seleccionador nacional. La opinión pública reclama una oportunidad para el de Arroyo de la Miel en La Roja y, con sus argumentos futbolísticos, se antoja complicado que De La Fuente pueda volver a negarle la llamada como sí ha hecho en la última convocatoria.

La 'Iscomanía' es un clamor y el Betis, siempre rápido de reflejos, ya ha ganado mucho terreno en la misión de renovación. La directiva verdiblanca quiere sacar rédito de su arriesgada empresa veraniega, y ahora que el fichaje empieza a dar sus frutos, no quiere que los más acomodados del Viejo Continente - y  aún más los del continente asiático- se lleven a su 'buque insignia' a golpe de talonario. 

En esta dirección apuntaba la gran noticia de este martes, la que señalaba los rápidos avances del club para que la renovación del malagueño se convierta en todo un regalo navideño anticipado para la afición. Y es que, a pesar de tener una cláusula automática de extensión de contrato al llegar a los 25 partidos (por un año más hasta junio de 2025), el club ha duplicado la dosis de confianza en Isco poniéndole sobre la mesa un nuevo contrato hasta 2026. 

Este nuevo acuerdo es crucial para el Betis porque refuerza la cláusula de rescisión del jugador (hasta ahora de unos 10 millones de euros), pero también para recompensar al Isco, convirtiendo las expectativas puestas en él en certezas. El trato, ya muy avanzado, transformaría las variables salariales sujetas al rendimiento en emolumentos fijos. Todos ganan.

Isco y Fekir, una dupla para soñar con todo

  • El avance en las negociaciones para la renovación de Isco supone un verdadero chute de ilusión para una afición verdiblanca que sueña con la dupla formada por el malagueño y Nabil Fekir. El francés, estandarte del centro del campo de los béticos en las últimas temporadas, volvió a jugar tras ocho meses de lesión al sustituir al propio Isco en la victoria ante el Mallorca de la jornada 12 de LaLiga, y ahora espera ultimar su adaptación para compartir la medular con su nuevo gran aliado. 

En cualquier caso, la buena dirección de las negociaciones parece responder más a la confirmación del voto de confianza de la directiva verdiblanca que al apartado económico. Un jugador del caché de Isco y con la publicidad ganada en los últimos meses no suele tener problemas para encontrar contratos multimillonarios, pero en sus últimas declaraciones ha dejado más que claro que su objetivo es ser feliz vestido de corto, y esa 'cláusula' nunca está asegurada sobre el papel. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento