Florentino firma el divorcio con Laporta: no acudirá al clásico del Camp Nou por primera vez desde que preside al Real Madrid

Laporta y Florentino, en el palco del Camp Nou.
Laporta y Florentino, en el palco del Camp Nou.
David S. Bustamante/Soccrates

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, no asistirá este domingo (21:00 horas) al clásico de la Liga Santander que el Barcelona y el equipo blanco disputarán en el Spotify Camp Nou, según han comunicado fuentes del propio club azulgrana. De este modo, se confirma un hecho insólito, ya que el presidente madridista nunca había faltado a la cita del clásico en la ciudad condal desde que dirige el club.

La entidad azulgrana ya ha recibido la confirmación de que el máximo dirigente del Real Madrid, que había acudido al palco incluso cuando su equipo regresó para jugar el feudo azulgrana con Figo recién fichado (recordemos la cabeza de cochinillo y la botella de whisky), no viajará finalmente a Barcelona para presenciar en directo el encuentro. Aunque no se han especificado motivos, este hecho sin precedentes tiene detrás unas cuántas razones de peso.

La tensión entre Real Madrid y Barcelona en el plano institucional se encuentra en su punto más álgido en la última década, tras haber quedado reducida a mero pique deportivo desde el regreso de Joan Laporta a la presidencia culé. Hasta hace escasos días, Laporta y Florentino iban de la mano en su lucha contra la Liga, Javier Tebas, CVC, y la UEFA, como adalides de la modernización del fútbol a través de la Superliga europea.

Sin embargo, las relaciones se han enfriado en cuestión de horas a una velocidad pasmosa, desde que el conjunto blanco, con Florentino Pérez a la cabeza, decidió personarse hace una semana como acusación particular y 'parte perjudicada' en el proceso judicial del 'caso Negreira'. Así, el Madrid tendría acceso a todos los detalles y documentos de la investigación, porque siendo el principal rival barcelonista, es sin duda el club más perjudicado de confirmarse las sospechas de la Fiscalía.

Un paso más que necesario de dar en el caso merengue, ya que su afición lleva más de un mes clamando al cielo por lo sucedido entre Negreira y el Baça, sabiéndose profundamente perjudicada. Pero un paso que ha dinamitado por completo la relación con la entidad catalana, y especialmente con su presidente, que se ha mostrado estos días más beligerante que nunca.

Curiosamente, Laporta había sido más bien esquivo con todo lo relacionado al 'caso Negreira' en sus apariciones públicas, salvo momentos en los que había dejado caer que todo era una campaña para desprestigiar al Barça, para que caiga en manos equivocadas. Mucho silencio hasta que se supo de la implicación del Real Madrid en el asunto. 

En ese entonces, el presidente del Barça no tardó ni medio día en lanzar una contundente respuesta ante las acusaciones que está sufriendo, con dardo indirecto a sus archienemigos: "Culers, estad tranquilos. El Barça es inocente de lo que se le acusa y víctima de una campaña contra su honorabilidad en la que ahora ya están todos. Ninguna sorpresa, defenderemos al Barça y demostraremos la inocencia del Club. Muchos tendrán que rectificar".

A partir de ahí, ese discurso victimista sobre la conspiración en contra del Barcelona ha ido subiendo de tono en boca del propio Laporta, que sigue defendiendo como es lógico la inocencia del club incluso con las pruebas en contra: "El sentimiento barcelonista ni se compra ni se vende, pero tampoco se ensucia, y recientemente hay unos ataques feroces para ensuciar nuestro escudo que no tiene nada que ver con la realidad".

"Algunos, motivados por la envidia, lo que intentan es erosionar nuestra reputación con campañas hechas desde la mala fe. Y podéis estar seguros de que la junta directiva que tengo el honor de presidir la defenderemos con todas nuestras fuerzas", transmitió a los capitanes de la diferentes secciones del Barça en un acto privado esta misma semana.

El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, considera que todo lo relativo al 'caso Negreira' no es más que una campaña de desprestigio contra el club. Así, ayer denunció unos "ataques feroces" que considera que solo buscan "manchar" el escudo de la entidad y "que no tienen nada que ver con la realidad".

Como se puede ver, Laporta está profundamente dolido con el Madrid, y con Florentino en particular. Tanto, que decidió cancelar la comida de directivas típica del clásico, lo que en última instancia parece haber motivado la tajante respuesta de Florentino, con su decisión de no acudir al Camp Nou para el partido.

Antes del encuentro, además, Laporta echó más leña al fuego con otro vídeo en redes sociales dirigido a su afición, insistiendo una vez más en que el 'caso Negreira' tiene como objetivo desestabilizar al equipo y, a medio plazo, "controlar el Barça, quedárselo": "Tiempo habrá, y tengo ganas, de explicaros quién, por qué y cómo están orquestando esta campaña. No tengáis ninguna duda de que nos defenderemos. Y no solo nos defenderemos, atacaremos". El culpable, parece ser, el Real Madrid.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento