El duelo psicológico en el Clásico: mucho más en juego que 'solo' el pase a la final de Copa

Benzema y Lewandowski en el Clásico de Liga del Bernabéu
Benzema y Lewandowski en el Clásico de Liga del Bernabéu
EP
Benzema y Lewandowski en el Clásico de Liga del Bernabéu

Real Madrid y FC Barcelona se enfrentan en las semifinales de la Copa del Rey -este jueves, el partido de ida- en una eliminatoria en la que hay mucho más en juego que un premio ya de por sí importante como el de jugar la final en La Cartuja el próximo 6 de mayo en busca de un título.

El aspecto anímico va a ser fundamental en la pelea que ambos equipos mantienen en la Liga. El empate del Real Madrid en el derbi ante el Atlético de Madrid del sábado hacía pensar que la competición estaba ya casi decidida, pues una victoria azulgrana en Almería le daría 10 puntos de ventaja a falta de 10 jornadas. Una distancia que sonaba a imposible de remontar.

Sin embargo, el Barça falló. Ante un equipo en la zona de descenso, los de Xavi Hernández mostraron su peor versión y cayeron por 1-0. Aunque más que la derrota, lo preocupante fue la imagen, la de un equipo sin chispa y moralmente tocado tras la eliminación ante el Manchester United en la Europa League.

Dos derrotas seguidas son un problema para cualquier equipo, y más para el Barcelona, pero ya sumar tres –cosa que sucedería en caso de que cayera en el Santiago Bernabéu este jueves– sería un duro golpe para un equipo que necesita, quizás más que cualquier cosa, confianza en sus posibilidades.

En el Real Madrid existe la sensación de que se le ha dado una vida extra. "No es un adiós a LaLiga, es más complicado de lo que era antes de este partido pero la tenemos que pelear hasta el final y a ver lo que pasa", afirmó Carlo Ancelotti tras el empate ante el Atlético de Madrid. Ahora, no solo no está más difícil, sino que el conjunto blanco incluso recortó un punto la diferencia con el Barcelona.

Así, la batalla psicológica por el título de Liga comenzará en la Copa, con el primer round a disputar mañana en el feudo madridista y el convencimiento desde el bando blanco de que asestar un golpe al eterno rival en el torneo copero es el primer paso para lograr la remontada en la competición de la regularidad.

Además, las bajas son un problema para el Barça, que no podrá contar para el partido de ida con muchos jugadores importantes: Dembélé, Pedri y Lewandowski son baja por lesión, mientras que Ansu Fati será duda hasta el último momento.

Eso sí, en el Barcelona apelan a la calma. Pese a la derrota en Almería, la diferencia sigue siendo importante, nada menos que siete puntos. Jamás se ha recortado esa distancia con tan solo diez jornadas por disputarse en la historia de la Liga, y en el club azulgrana se confía en volver a mostrar su mejor versión según se vayan recuperando los jugadores lesionados.

Aunque el duelo del Bernabéu también es importante para medir las fuerzas entre ambos en el cara a cara. En la Supercopa de España, el Barça superó al Real Madrid con cierta comodidad (1-3), y azulgranas y blancos se volverán a enfrentar en el Camp Nou dentro de tres jornadas –el 19 de marzo a las 21 horas– en el duelo que dictará si finalmente hay Liga o no.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento