Los Hernángomez, líderes en la selección y mirándose en el espejo de los Gasol

Los Hernángomez, durante un partido de la selección española.
Los Hernángomez, durante un partido de la selección española.
Archivo

Para todos los jugadores de la selección española, quizás con la excepción de Rudy Fernández, el Europeo de Baloncesto que se está celebrando estas semanas está siendo una experiencia casi virginal. Jugar un torneo de tamaña dimensión con un equipo acostumbrado a estar siempre en lo más alto no debe ser nada fácil. Y para colmo, cuando acudes al evento sin los guías espirituales de las últimas décadas.

Ese liderazgo de 'La Familia' siempre fue compartido, pues ahí radicaba el éxito de aquel equipo incomparable, pero a la hora de buscar referentes, aparecían dos torres, los hermanos Gasol. Tanto Pau como Marc dieron siempre el paso al frente necesario, dentro y fuera del campo, cuando hacía falta. Y las medallas fueron cayendo, de todos los metales y en todos los campeonatos posibles.

En el Eurobasket 2022, y ya sin los chicos de Sant Boi, las miradas se han dirigido, cosas de la vida, a otra pareja de jugadores unidos por la sangre: los Hernángomez. Su currículo NBA y una selección plagada de novatos imponían, quisieran o no, su condición de líderes en este camino.

La reacción de los hermanos ha sido desigual. Si Willy Hernángomez no termina como uno de los cinco mejores jugadores del torneo la injusticia será suprema. No hay partido de España en este torneo sin partidazo de Willy. La guinda, hasta el momento, llegó en las semifinales ante Finlandia, donde el madrileño de 28 años se fue a los 27 puntos y sostuvo a su equipo cuando Markkanen y compañía sometían a un bombardeo inmisericorde a sus compañeros. 

La huella de Willy comienza a tener el seguimiento de Juancho (26 años). La irregularidad del hermano pequeño ha sido mayor pero se está entonando con el paso de los partidos. Ante Finlandia, fueron 15 puntos (42 entre ambos) y también estuvo en el momento justo cuando peor lo pasaba España.

Los dos son ambiciosos y van a por todas y los dos muestran una veneración casi religiosa por Pau y Marc Gasol. "Ellos son leyenda". Sería absurdo comparar las capacidades de unos y otros, y sus logros deportivos, pero lo cierto es que en este torneo sin ellos y carente de estrellas que vistan de rojo, Willy y Juancho están haciendo lo que Scariolo les pidió: dar la cara y marcar el camino. Y de momento, ya han llegado a semifinales, que no es poco.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento