La selección española femenina alcanza la excelencia en su camino al Mundial pese a la tormenta que sacude al vestuario

Gol de Esther González ante Ucrania.
Gol de Esther González ante Ucrania.
EFE

La selección española femenina ha alcanzado la excelencia en el campo en un momento en el que los focos no apuntan precisamente a lo que ocurre en el verde, pues lo hacen hacia la ruptura entre el vestuario y su seleccionador, Jorge Vilda. La Roja ha conseguido el objetivo de cerrar, ante Ucrania (5-0), una fase de clasificación perfecta para la Copa Mundial Femenina de Australia y Nueva Zelanda de 2023: pleno de victorias (8/8) y sin encajar ningún tanto.

El paso del combinado nacional por el grupo B de clasificación ha sido incontestable y ha sellado una primera posición que prácticamente nunca estuvo en peligro de perder. 24 de 24 puntos posibles han colocado en su casillero, poniendo más tierra de por medio con una Escocia que ha logrado la segunda posición con 16.

La superioridad de las españolas ha sido la norma durante esta fase previa, siendo un 2-0 contra la segunda clasificada su "peor" resultado. Y es que, además, han roto récords en los registros anotadores: la roja la ha embolsado en 52 ocasiones, un promedio de 6,6 tantos por encuentro.

Este martes, en un choque que culminó por 5 a 0 en las Rozas, el combinado nacional también aseguró otra marca inédita en una fase de clasificación mundialista hasta ahora, finalizar todos los partidos sin encajar un solo tanto. Eso sí, durante esta fase previa del campeonato mundial que se disputará el año que viene hay otro combinado que lo ha logrado, la encargada de apear a la selección española del cuadro de la pasada Eurocopa y a la postre la vencedora del torneo, Inglaterra (con 70 goles a favor en 9 partidos, al tener su grupo 6 integrantes). 

Misión cumplida pese a la división interna

Así, el objetivo definido por el equipo técnico de Vilda para esta fase previa se ha conseguido, aunque en un ambiente enrarecido que, por otro lado, no ha parecido afectar al rendimiento deportivo. Y es que hace apenas una semana, las jugadoras comunicaron al seleccionador su descontento con el trabajo realizado, solicitando la dimisión del cargo

Ante esta situación, el entrenador -renovado por dos años el pasado mes de junio- ofreció una rueda de prensa en la que confirmó su continuidad al frente de la selección. Tras ella, realizaron una comparecencia -más breve de lo prevista- las tres capitanas (Jenni Hermoso, Patri Guijarro e Irene Paredes) en la que desmentían que hubieran pedido la dimisión del entrenador, aunque sí aclararon que existe un malestar general en el grupo tras el resultado cosechado en la Eurocopa de Inglaterra.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento