El Atlético se echa la siesta frente al Granada y firma un insuficiente empate

Correa, frente a dos jugadores del Granada.
Correa, frente a dos jugadores del Granada.
EFE

No pudo pasar del empate el Atlético de Madrid frente al Granada (0-0) y pegó un frenazo en seco en sus aspiraciones de consolidarse en puestos de Champions League. Un nuevo traspiés para los rojiblancos, que no son capaces de encontrar la continuidad en su juego.

El Atlético de Madrid saltó al césped del Wanda Metropolitano enchufado. Los pupilos de Simeone sabían que necesitaban aprovechar los pinchazos de la jornada pasada de Sevilla o Barça y el del Betis en esta para asegurar los puestos de Champions.

Carrasco se mostró como la chispa de tres cuartos para arriba de los rojiblancos, el belga era el estilete que cabalgaba y hacía daño por el costado izquierdo. El paso de los minutos empezó a hacer mella en el Atleti, que no terminaba de cuajar en ataque, y daba alas al Granada. Los nazaríes comenzaban a desperezarse tras un apagado inicio. Luis Suárez y Machís rondaban la meta defendida por Oblak.

Reclamó penalti Antoine Griezmann, el galo vio como impactaban en su tobillo los tacos de Víctor Díaz tras una nueva jugada de Carrasco. Ni Gil Manzano ni el VAR vieron nada punible. Y la primera mitad empezaba a consumirse con poca o ninguna presencia ofensiva de los dos equipos, que parecían frustrados de cara al gol.

El único problema para los de Simeone fue el peligroso juego de Reinildo en la recta final, el defensa se jugó la segunda tarjeta amarilla tras un choque con el delantero del Granada en una jugada que acabó sin castigo alguno, pero metió el miedo en el cuerpo a los rojiblancos. Murió el primer tiempo con un disparo marca de la casa de Llorente que se acabó marchando por poco.

Quiso Simeone cambiar el planteamiento inicial e introdujo a Suárez y Vrsaljko por Serrano y Reinildo. Y volvió a salir como un toro el Atlético. Correa, por partida doble, se aficionó al golpeo de larga distancia y se quedó cerca de batir a Maximiano, que estaba viviendo una tarde muy plácida. Comenzaban a amasar el dominio de la pelota y cada vez estaba más cerca de la meta andaluza.

Intentó darle una vuelta de rosca el entrenador argentino quitando a su compatriota Correa para dar cabida a Lodi en posiciones delanteras. El Wanda veía cómo su equipo llevaba todo el peso pero era incapaz de poner en verdaderos apuros al meta rival, dejando una sensación de frustración con el paso de los minutos.

Acechaban los minutos finales y el bloqueo mental del Atlético seguía sin desbloquearse. De hecho, Oblak tuvo que tirar de reflejos a la salida de un córner para evitar que Bacca remachase de cara a gol. 

Cunha tuvo el gol en los instantes finales con un disparo a la madera, pero ni por esas. El Atlético pasó de puntillas por el partido y sumó un empate insuficiente para sus objetivos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento