Rafa Nadal volverá a desafiar a su cuerpo: así han sido sus 20 años de lesiones en el circuito profesional

Rafa Nadal en el torneo de Indian Wells
Rafa Nadal luchando contra su lesión en el torneo de Indian Wells
efe

Una nueva lesión ha vuelto a parar los pies Rafa Nadal en su mejor momento, una inesperada rotura en el costillar le privó del título de Indian Wells y de una victoria con la que hubiera prolongado la marca personal de 20 partidos ganados consecutivos. A pesar del sobreesfuerzo, el español llegó a un límite que nunca había alcanzado en pista, llevándole a guardar la raqueta como tantas veces se ha visto obligado a hacerlo a lo largo de su carrera por molestias físicas. 

Todas las lesiones de Rafa Nadal
Todas las lesiones de Rafa Nadal
Carlos Gámez

Desde su victorioso debut en la ATP en 2002 ante Ramón Delgado, la larga carrera de 20 años ha pasado muchas facturas al cuerpo del manacorense, quien se ha acostumbrado a jugar siempre con dolor. Así, tan solo un año después de su estreno en el circuito profesional, ya cursó baja en la gira de tierra, cuando  tuvo que parar un mes tras fracturarse el codo en una aparatosa caída durante un entrenamiento.

19 años después de aquel primer obstáculo, y a pesar de las muchas ausencias en las grandes citas, el español ha logrado erigirse como el máximo campeón de Grand Slams de la historia del circuito masculino. Si en 2003 fue el codo el que le dejó sin su primera participación en su grande favorito, en 2004 sería el pie, la primera fractura de escafoides, la que le privaría de debutar hasta un año después, la edición -la de 2005- en la que levantó Roland Garros ya estando diagnosticado del Síndrome de Muller-Weiss.

En 2006 y 2007 los problemas pasaron a las extremidades superiores, con problemas en el hombro y el brazo izquierdo, forzando para jugar en Wimbledon y en el US Open. Sin embargo, aquellas dos lesiones no pudieron parar su ambición, algo que si hizo una tendinitis en la rodilla derecha en 2008, la causa por la que Nadal no estuvo en la histórica final de la Copa Davis ante Argentina que la Armada levantó en el infierno de Mar del Plata.

El dolor en las articulaciones más castigadas por el deporte de raqueta, las rodillas, volvió a aparecer en 2009. En aquel año en el que conquistó su primer Abierto de Australia, el balear confirmó el problema crónico al que se enfrentaba desde cuatro años antes. Y a partir de ahí, se convertirían junto al pie izquierdo en su peor pesadilla. Precisamente, la rodilla izquierda le impediría asistir como abanderado a los Juegos Olímpicos de Londres 2012, tras romperse el tendón rotuliano ante Lukas Rosol en Wimbledon, lo que le mantuvo siete meses inactivo.

Su regreso fue arrollador, levantó la Copa de Mosqueteros por octava vez y cerró el año con su segunda victoria en el US Open y como número uno del mundo, pero pronto volvería a pasar por la enfermería. Esta vez fue la muñeca, tras caer en Wimbleldon 2014 con un joven Nick Kyrgios, en un partido en el que  sufrió la desinserción de la vaina del cubital posterior de su muñeca derecha. A esta lesión se sumaron los dolores de espalda, por los que abandonó la final del Abierto de Australia, y una operación de apendicitis.

En 2016, alternó buenos momentos, como sus victorias en Montecarlo y Barcelona, pero de nuevo la muñeca le obligaría a cambiar sus planes, provocando su abandono en octavos de Roland Garros, y su ausencia en Wimbledon. Estas molestias estuvieron cerca de derrumbar el sueño olímpico de Nadal en Río 2016, evento para el que decidió infiltrarse y donde ganaría un oro en dobles junto a Marc López. 

En los últimos años, Nadal se ha dosificado más que nunca, y sus renuncias a torneos se han convertido en una constante. Desde su retirada en la fase de grupos de la Copa de Maestros en 2017, con molestias en la rodilla derecha, Rafa selecciona minuciosamente su calendario. En 2018 tampoco tuvo demasiada tregua a pesar de que volvió a ganar Roland Garros, con un historial médico al que añadió una lesión en el psoas ilíaco, la reaparición del dolor crónico en el tendón rotuliano de la rodilla derecha, una nueva lesión abdominal y una operación para extraer un cuerpo libre en la articulación del tobillo derecho.

El año previo a la pandemia tampoco fue un camino de rosas para el mejor tenista de la historia de España, que se perdió Indian Wells, Miami, La Laver Cup, París Bercy, aunque pudo regresar para las ATP Finals y la Copa Davis que la Armada conquistó en Madrid bajo el nuevo formato. La pandemia dio una tregua de descanso, pero la falta de continuidad se tradujo en nuevos problemas en el pie  que le han hecho perderse la segunda mitad de la temporada 2021, y este nuevo parón que compromete la gira de tierra tras Indian Wells. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento