Un surfista se lía a puñetazos con un tiburón para que suelte la pierna de su esposa

Sufrió heridas de consideración tras el ataque de un tiburón.
Chantelle Doyle sufrió heridas de consideración tras el ataque.
Captura de pantalla

La rápida reacción de Mark Rapley, surfista de 37 años, evitó una tragedia mayúscula cuando su esposa Chantelle Doyle, de 35, sufrió el ataque de un tiburón mientras ambos practicaban en la playa de Port Macquarie de la costa de Australia.

"Un tiburón me agarró de la pierna. Aunque no fue muy doloroso, sí noté mucha presión", relata Chantelle en el programa 60 Minutes, mientras se recupera de la mordedura. Sus gritos alertaron a su marido, que no se lo pensó dos veces y comenzó a pelear con el escualo para que soltase a la surfista.

Mientras el tiburón blanco de tres metros mordía la pierna de su esposa, Mark comenzó forcejear con él y a golpearle en la nariz para que soltase a la presa. "Era la parte que estaba fuera del agua, así que empecé a darle puñetazos. Era como un muro de ladrillos", explica el surfista. "Lo único que quieres es que se vaya".

Tras unos instantes de tensión y caos, el tiburón soltó a Chantelle y se marchó. Ambos surfistas llegaron hasta la orilla y fueron atendidos por un grupo de bañistas hasta la llegada de una ambulancia. Gracias a un torniquete en su pierna y a un rápido traslado en helicóptero, Chantelle puedo ser atendida en un hospital cercano antes de que se desangrase. Posteriormente fue trasladada a Newcastle en un avión medicalizado y una vez allí se la sometió a varias cirugías. 

"No puedo mover ni sentir mi pierna derecha y me han dicho que tengo que esperar más de un año a que mis nervios crezcan para saber qué pasa", comenta la Chantelle. Afortunadamente la mordedura no afectó a ninguna arteria, por lo que la surfista pudo vivir para contarlo, aunque ahora tenga un largo proceso de recuperación por delante.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento