Brasil abusa de Alemania en uno de los grandes primeros duelos del fútbol en los Juegos Olímpicos de Tokio

Los jugadores de Brasil celebran un gol ante Alemania en los Juegos Olímpicos.
Los jugadores de Brasil celebran un gol ante Alemania en los Juegos Olímpicos.
EFE

Brasil se impuso por un 4-2 que parece menos contundente de lo que realmente fue sobre una Alemania decepcionante. Richarlison destrozó las opciones de la joven 'Mannschaft' con un 'hattrick', que luego completó Paulinho en el descuento. Comienzo idóneo para que la olímpica brasileña revalide su oro de Río 2016.

Apenas habían transcurrido siete minutos de juego cuando los sudamericanos ya dominaban en el marcador gracias al delantero del Everton, que se estrenaba en esta competición gracias a un extraordinario pase en profundidad de Antony. De hecho, el equipo sudamericano podría haberse adelantado un par de minutos antes en un fulgurante contragolpe conducido por Richarlison que Matheus Cunha no acertó a culminar.

El portero alemán Florian Müller detuvo en primera instancia el remate del '10', pero Richarlison estuvo más vivo que nadie para recoger su propio rechace y marcar. Una jugada que resumió a la perfección lo ocurrido en los primeros cuarenta y cinco minutos en los que Brasil no sólo ganó la partida táctica a Alemania, sino en los que los jugadores sudamericanos se impusieron en cada duelo individual a sus rivales.

Con espacios por delante Richarlison y compañía impusieron su mayor velocidad ante unos zagueros germanos permanentemente desbordados. A Brasil le bastó con un juego sencillo y directo, con nunca más de tres o cuatro pases, no sólo ya para superar la línea de presión del equipo alemán, sino para dejar completamente solos a sus delanteros ante el portero rival.

Toda una invitación a una goleada que Richarlison no estaba dispuesto a desaprovechar como demostró a los 22 minutos tras firmar el 2-0 al culminar con un potente remate de cabeza un centro desde la izquierda de Guilherme Arana.

Pero ni aún así se aplacó la voracidad de Richarlison, que ocho minutos más tarde sumo su tercer tanto al resolver con un preciso disparo un nuevo contraataque para poner el 3-0.

Los de Andre Jardine pudieron, incluso, ampliar todavía más su ventaja antes de llegar al descanso, pero Matheus Cunha vio como el guardameta Florian Müller le detenía un lanzamiento de pena máxima en el tiempo de prolongación de la primera mitad.

El  fallo Brasil pareció destensar al conjunto verdeamarelho, que afrontó notablemente relajado el inicio de la segunda mitad, lo que no desaprovechó Alemania para reducir la distancia en el marcador.

Pero si el tanto de Nadiem Amiri, que puso el 3-1 a los 56 minutos, tras enganchar de primeras un balón rebotado en la frontal del área, abrió alguna puerta a la esperanza al conjunto alemán, esta se cerró de golpe seis minutos más tarde con la expulsión por doble cartulina amarilla del centrocampista Maximilian Arnold.

Circunstancia con la que Brasil pareció dar por concluido el encuentro como evidenció la salida del campo en los siguientes minutos de Richarlison, que dejó su sitio en el terreno de juego a Reinier.

Un cambio que no pudo hacer recobrar a una selección brasileña que se dejó ir por completo en los minutos finales, lo que permitió a los germanos situarse a tan sólo un tanto con el 3-2 a falta de siete minutos para la conclusión gracias a un gol de cabeza de Ragnar Ache.

Aunque ni así peligro la victoria de Brasil que volvió a dejar clara la diferencia existente esta noche entre ambos conjuntos con un gol de Paulinho, que estableció en el tiempo de prolongación del definitivo 4-2.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento