El Barça resuelve a velocidad crucero el duelo aplazado con el Elche

Messi, en el Barcelona-Elche
Messi, en el Barcelona-Elche
EFE

El FC Barcelona no necesitó correr, ni mucho menos, para imponerse a un Elche que aguantó medio partido mientras los culés decidieron no correr.

Después de lo visto ante el Cádiz, una nueva derrota habría sido crítica. No fue un partido de mucho fútbol, especialmente en los primeros minutos, pero que acabaron ganando por 3-0 con solvencia. Con dos partidos por delante contra un rival potente como el Sevilla, Koeman no podía fallar.

El partido tuvo un inicio frenético, con una ocasión clara de Trincao que Edgar Badía sacó con una gran mano y un balón alto de Lucas Boyé, que se había quedado solo ante Ter Stegen. Tras un nuevo parón de ritmo, de nuevo Badía y de nuevo Trincao fueron protagonistas por idéntica causa: el portugués realizó una jugada personal rematada con un disparo a bocajarro y el español se lo detuvo por puros reflejos.

Fue lo mejor (y casi lo único) de una primera parte anodina, sin ritmo y con menos velocidad incluso que ante el Cádiz, en el que acabaron empatando por no rematarles. Eso obligó a Koeman a meterles una buena charla en el descanso, que trajo resultados.

A los cinco minutos de la segunda mitad, una gran jugada del Barça culminó con Braithwaite en la frontal del área para ceder con un espectacular taconazo entre líneas a Messi para que anotara el 1-0. Una acción de mucha clase del máximo goleador culé que, sin embargo, lo celebró muy serio.

Ese tanto confirmó al Barça que con meter una marcha más les valía, y lo demostró De Jong: el neerlandés se dio una gran carrera, cedió a Messi que llegaba en la frontal del área y tras un quiebro marcaba su segundo tanto del partido para ponerse, además, pichichi de LaLiga.

Braithwaite fue uno de los grandes protagonistas de este partido, ya que después de asistir en el primer gol hizo lo propio en el tercero, en este caso tras recibir de Messi (en cuanto el argentino quiso, apareció) le puso en bandeja el tercero del partido a Jordi Alba. A diez minutos del final, Griezmann rozó el 4-0 cuando completó una gran jugada con un disparo al larguero, primero, y después con otro al lateral de la red. Con Umtiti medio lesionado, el Elche intentó arreglar la imagen, pero el conjunto blaugrana se quedó con el balón y lo evitó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento