La noche de gloria de Mbappé en el Camp Nou hunde al Barcelona en la Champions

Mbappé, en el Barcelona - PSG
Mbappé, en el Barcelona - PSG
EFE

El FC Barcelona ha recibido un duro correctivo por parte del París Saint-Germain, liderado por un jugador que se vistió de leyenda en este encuentro: Kylian Mbappé. El francés marcó 3 goles del 1-4 definitivo, que da buena muestra del dominio no sólo del conjunto entrenado por Mauricio Pochettino, sino del propio delantero francés. 

El partido empezó con un guión razonablemente previsible: mucho respeto entre ambos y más miedo aún de encajar pronto. Esas dudas hicieron que Ter Stegen, que no suele fallar en estas ocasiones, comenzase el partido fallando al despejar un balón ante Mbappé.

Tras una ocasión de Griezmann clara y otra de Verratti, el Barcelona se adelantó por una falta absurda de Kurzawa en el área. El defensa francés zancadilleó muy justo a De Jong, que acabó en el suelo: Kuipers ni se lo pensó y Messi anotó el consecuente penalti. En la siguiente jugada, otro fallo de Kurzawa propició que Dembélé tuviera otra ocasión clarísima desde el mismo punto, pero erró el galo y Keylor Navas lo detuvo sin problemas.

Con el gol en contra, Mbappé decidió echarse el equipo a la espalda y vaya si le salió: balón al área y en media baldosa rompió a Lenglet para fusilar a bocajarro a Ter Stegen. Golazo del francés, que aún tuvo ocasión de hacer el segundo un par de minutos después cuando remató en el pico del área pequeña y que se fue por muy poco gracias a una mano clave del portero alemán.

El partido se movía al ritmo que marcaba la estrella francesa. Cuando Mbappé arreaba, los barcelonistas contenían la respiración; cuando frenaba, el Barça ganaba metros. Tanto es así que, tras darle una gran bola a Kean que salvó Ter Stegen como pudo, el Barça se vio impotente para sujetar la pelota.

Así, una gran jugada del PSG culminó con el segundo tanto de Mbappé. Gran jugada de Florenzi, al límite del fuera de juego, para ceder al 'bicho' para hacer el 1-2. Este tanto fue demoledor para la moral culé.

Tanto que a 20 minutos del final, Lenglet volvió a quedar retratado: balón centrado, el central culé perdió la marca sobre Kean y este cabeceó a placer en el segundo palo el 1-3. La frustración culé se vio en una falta que recibió Mbappé, que acabó quejándose en el suelo mientras los de Koeman intentaban salvar los muebles como fuera. En esta ocasión, Kuipers no lo pitó.

El PSG se confió tanto que casi tiene un susto, ya que Keylor Navas entregó de manera absurda un balón a Griezmann por complicarse para despejar y casi le cuesta el 2-3, lo que a 10 minutos del final. Pero de ese conato de gol, llegó la guinda del héroe parisino de la noche.

Kylian Mbappé sacó el fusil de nuevo para poner el 1-4, 'hat trick' en su cuenta personal, con un disparo que entró por toda la escuadra y acabó de confirmar la debacle (y van...) europea del Barça y su entrada directa al Olimpo. Si es que alguien aún tenía dudas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento