El Barça no acusa el ruido mediático y se venga del Athletic con goles de Messi y Griezmann

Messi celebra su gol de falta ante el Athletic.
Messi celebra su gol de falta ante el Athletic.
EFE

El Barça ya es segundo en la Liga. En medio del terremoto sobre el contrato de Leo Messi, al argentino se le vio con ganas, muchas ganas, y no faltó a su cita con el gol en un lanzamiento de falta que lanzó con maestría. 

El Athletic, sin embargo, plantó cara y puso las cosas muy difíciles a los azulgrana, que finalmente lograron resolver el encuentro (2-1) en una gran jugada iniciada por Dembélé y culminada por Griezmann para dar tres puntos de gran valor para los de Ronald Koeman.

Leo quería ser protagonista en el campo, donde más le gusta y donde más lo ha sido siempre. Y quedó bien claro desde el principio que tenía ganas de apagar el fuego formado por su contrato con goles. No tardó en tener una gran ocasión en un gran pase de Griezmann que le dejó solo ante Unai Simón, aunque algo escorado. El meta, sin embargo, le cerró el camino tapando todos los huecos.

El Barça ofreció su mejor versión en el primer tramo del choque. Con De Jong a los mandos, excelente en la distribución y en la conducción, el juego culé fluía y el que mejor lo aprovechó fue Messi. Otro aviso del argentino, en un remate con el pecho, fue el preludio del primer gol. Una falta en la frontal fue lanzada con maestría por el argentino, que superó la barrera y también a Íñigo Martínez, que trató de evitar que el balón entrara pero sin alcanzarlo.

El Athletic no se parecía en nada a aquel que derrotó al Barça en la Supercopa, los de Marcelino apenas llegaron al área rival y la mejor noticia para ellos fue la llegada del descanso, pues un activo Dembélé rozó el gol en varias llegadas, especialmente una al borde del descanso en un disparo que se perdió alto.

La segunda parte comenzó de manera muy distinta. El Athletic dio un paso adelante y no tardó en encontrar premio a su mejoría. Un centro desde la izquierda de Raúl García lo despejó Jordi Alba de manera apurada para impedir que rematara Iñaki Williams, pero el de Hospitalet no tuvo fortuna y metió el balón en su portería.

Tenía casi toda la segunda parte el Barça para buscar el tanto, pero su juego distaba mucho del de la primera parte. Solo Dembélé, incansable y que lo intentó una y otra vez, creaba verdadero peligro ante un Athletic bien replegado y que avisaba con más llegadas peligrosas cuando salía.

Fue precisamente una jugada de Dembélé la que desequilibró el choque. Un pase al hueco para Mingueza, que ganó la banda derecha, dejó solo al ayer lateral para que se sacara un preciso centro que Griezmann remató al fondo de la red.

No se rindió el Athletic, pero sin conseguir llegar con claridad al área rival. Solo un fuerte disparo lejano de Raúl García inquietó a algo a Ter Stegen, los azulgrana amarraron otro triunfo, el quinto consecutivo en la Liga.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento