Laia Sanz padece la enfermedad de Lyme, provocada por la picadura de una garrapata, a un mes del Dakar

Laia Sanz, durante la presenciación del Acciona Sainz XE-Team
Laia Sanz, durante la presenciación del Acciona Sainz XE-Team
EFE

La mejor piloto española de trial y enduro de todos los tiempos, Laia Sanz, se encuentra a algo menos de un mes de disputar el que, posiblemente, sea su último Dakar en motos antes de dar el salto a las cuatro ruedas. 

Esa aventura desde hace tiempo le lleva rondando la cabeza, y en parte por eso se ha embarcado en el proyecto del Acciona Sainz XE-Team, donde el maestro Carlos Sainz será su compañero y, además, su jefe de equipo en la aventura de los raids todoterreno eléctricos del nuevo campeonato Extreme E, que presentó hace apenas unos días.

Sin embargo, ahora es noticia por una confesión pública que ha hecho. Para ella este 2020 ha sido complicado en la salud, y no sólo por la pandemia que ha afectado a todo el planeta, sino porque en su caso ha padecido las secuelas de la enfermedad de Lyme. Lo ha explicado en un vídeo que ha compartido en sus redes sociales:

"Os quería contar algo que sólo sabe mi gente cercana. Después del confinamiento, empecé a sentirme mal y con síntomas raros, y aunque costó, al final me diagnosticaron con la enfermedad de Lyme causada por la picadura de una garrapata. Ahora me siento muy contenta de poder estar en Dubai con el equipo entrenando, aunque aún estoy con antibióticos, pero contenta con la mejora. Quiero agradecer al equipo y a los patrocinadores por entender la situación, y sobre todo a mi gente cercana. Sé que no es la mejor forma de preparar un Dakar, pero como siempre voy a darlo todo. Nos vemos en enero".

Laia Sanz se une a otras personalidades que han padecido en los últimos tiempos esta extraña enfermedad de origen bacteriano, que provoca sarpullido en la piel, dolor de cabeza, fiebre, fatiga y en casos extremos puede afectar a las articulaciones, el corazón o el sistema nervioso. Han sido meses duros y complicados, especialmente porque no es una enfermedad nada común y a los médicos les costó diagnosticarla. "Ahora ve la luz al final del túnel", confiesan desde su entorno a este medio.

Aunque se encuentra mucho mejor, aún no ha acabado de pasar la enfermedad. El tratamiento antibiótico es lento, y sirve fundamentalmente para atenuar los síntomas, ya que las bacterias que la provoca, la borrelia afzelii y la borrelia garinii, son muy resistentes a los fármacos. El objetivo de Sanz es estar a tope para la disputa del Dakar en Arabia Saudí a partir del próximo mes de enero, pero sobre todo no tener una recaída que puede dar al traste con el objetivo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento