La Fórmula 1 impone un tope salarial a los pilotos... y complica el futuro de Lewis Hamilton

Lewis Hamilton
Lewis Hamilton
EFE

Uno de los grandes objetivos a corto y medio plazo en la Fórmula 1 es reducir sus costes. En la nueva normativa que entrará en vigor en 2022 se ha trabajado en ese camino, poniendo un límite de presupuesto a los equipos: primero de 145 millones de dólares para 2022, 140 millones para 2023 y 135 millones para 2024-2026.

El objetivo es conseguir que los grandes no disparen sus costes para conseguir superioridad mecánica (a más presupuesto, más capacidad técnica) y con ello no se distancien competitivamente. Sobre el papel, será una manera de igualar la competición.

Sin embargo, la Fórmula 1 sigue siendo un deporte demasiado costoso. En ese límite presupuestario ya aprobado no estaba contemplado el gasto de sueldos de los pilotos, lo que se lleva un buen mordisco del montante total que se puede gastar cada equipo. Aunque el aporte de patrocinadores es clave para la salud de las escuderías, si tienen que dedicar parte de ese maletín a pagar a los corredores, las economías de los equipos se resienten.

Las discusiones para limitar los sueldos de los pilotos ya venían haciéndose desde hace tiempo, pero con la crisis que ha dejado la pandemia, se ha convertido en algo obligado. Así, la Comisión de la Fórmula 1 y los jefes de los equipos han ratificado ese tope salarial a partir de 2023.

A partir de ahora, los equipos sólo podrán dedicar un total de 30 millones de su presupuesto total a sueldos de sus dos pilotos, que podrán repartirse como quieran: 20-10, 15-15, 25-5... Además, también se limitarán los sueldos de los tres directivos que más cobren.

Este tope salarial irá en relación al límite presupuestario. Es decir: los equipos podrán superar el primero si lo compensan con el segundo.

La continuidad de Hamilton más allá de 2023, en el aire

Esta temporada, el piloto que más cobra de la parrilla es Lewis Hamilton, seguido por Sebastian Vettel. El de Mercedes llega a unos 40 millones de euros anuales, mientras que el de Ferrari roza los 30.

Con el cambio del alemán a Aston Martin (actual Racing Point), ese sueldo se verá notablemente recortado, pero Hamilton no tiene contrato para 2021. De hecho, esa es una de las grandes incógnitas que quedan por determinar en este año.

Aunque tanto Mercedes como Hamilton se han hartado a repetir de que ambos quieren seguir juntos, este nuevo límite presupuestario puede suponer una barrera. Al menos, temporal, ya que no afectará al sueldo de Hamilton hasta 2023, cuando entrará en vigor.

El hexacampeón, que va camino al séptimo título, ya ha avisado que no quiere alargar mucho más su estancia en la Fórmula 1, por lo que este límite presupuestario puede suponer, de facto, el fin de su etapa en el Gran Circo en ese 2023.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento