Locura en el vestuario de Los Angeles Lakers en la fiesta del anillo: champán, cánticos, saltos y gafas de buceo

Jugadores de los Lakers celebran su victoria en las finales de la NBA
Jugadores de los Lakers celebran su victoria en las finales de la NBA
TW @NBA

En un 2020 en el que las fiestas están más que limitadas debido a las medidas de seguridad sanitarias, ver a un grupo de deportistas abrazarse, tirarse champán y bailotear y dar saltos se hace casi extraño. 

Los Angeles Lakers mostraron la alegría por conquistar el título de campeones de la NBA en el propio vestuario de la cancha de Kissimmee, instantes después de ganar el sexto partido de las finales contra Miami Heat.

Comenzaron un tanto cautos, como el volcán que está borboteando humo antes de estallar. Con un LeBron James, MVP indiscutible, intentando contener las emociones, al final acabaron cogiendo las botellas de champán para echárselas por encima. En el momento en el que se abrió una, se abrieron todas.

Todo estaba medido al máximo detalle, hasta el punto de que todos los presentes tenían gafas de buceo para evitar que el líquido se les metiera en los ojos. Las camisetas y gorras conmemorativas acabaron empapadas en una celebración de la que no se libró ningún jugador ni entrenador.

Por ejemplo, Phil Handy, técnico asistente de Frank Vogel, grabó desde su móvil cómo lo vivieron dentro del vestuario. La alegría se desbordó en un equipo que sufrió a principios de año una de las mayores tragedias de su historia.

También las leyendas de los Lakers lo celebraron, aunque estos fuera de la cancha. Por ejemplo el histórico James Worthy, hoy comentarista televisivo, se olvidó de las normas de seguridad y se encendió un puro de la victoria para posar junto al trofeo de campeón. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento