Yom Kippur no perdona en el deporte: así afecta el día del arrepentimiento judío

  • El día más santo del calendario judío impide a muchos deportistas judíos competir y han de ausentarse de sus citas.
  • El último caso más sonado, el del delantero del Valladolid, Weissman.
Shon Weissman, del Valladolid
Shon Weissman, del Valladolid
Real Valladolid CF

El delantero israelí del Valladolid, Shon Weissman ha sido noticia en las últimas horas por ser baja prácticamente asegurada en el encuentro entre los pucelanos y Celta del próximo domingo 27. Eso sí, no lo será ni por lesión ni por coronavirus, sino por motivos religiosos, y es que, el partido coincide con el comienzo de Yom Kippur, el día más importante del judaísmo.

El 'Día del perdón' del pueblo judío es la fecha marcada en rojo en el calendario, en el que se expían todos los pecados y hay una serie de normas muy rigurosas que desde los más ortodoxos hasta los más laicos suelen cumplir. El objetivo del día es reflexionar en los actos y errores cometidos a lo largo del año, por lo que el día está enfocado en alejarse de todo lo material.

Así, la ley principal es la de ayunar desde el atardecer hasta que se vean tres estrellas en el cielo el día siguiente, un aproximado de 26 horas en las que no se puede comer ni beber. Además, con el fin de tener un día humilde, se prohibe el uso de energía, aparatos electrónicos, medios de transporte y demás, para que sea un día de introspección pura.

Unas normas que para los deportistas no son una excepción. Por eso mismo, muchos de ellos, al igual que le ha ocurrido a Weissman tienen que perderse su cita, aunque esta pueda ser su debut como titular en LaLiga. No obstante, esta no es una situación ajena para mundo del deporte y ha habido otros casos tanto en España como en el resto del mundo.

Precisamente un ex del Celta, Haim Revivo, advertía desde la firma de su contrato que en Kippur no podía jugar por motivos religiosos, incluyendo tal cláusula. De esa manera, su equipo podía cuadrar el horario del partido con la festividad o en el peor de los casos, jugar solo medio tiempo. 

También en casos fuera de España, como los de el extécnico del Chelsea Avram Grant o los que fueron sus discípulos Tal Ben Haim o Yossi Benayoun; o en el baloncesto, donde todo un David Blatt se ha ausentado también de dirigir algún encuentro por el día más santo del judaísmo.

Por su parte, el histórico guardameta de Racing de Santander, Deportivo de La Coruña o Mallorca, Dudu Aouat, optó por jugar ante la Real Sociedad en la temporada 06/07 un partido que podía terminar una vez ya empezado el ayuno. Esa decisión le valió numerosas críticas de la faceta más ortodoxa de Israel, donde por ley cierran absolutamente todos los negocios del país, pidiendo que no volviera a jugar con la selección. 

Afortunadamente, el partido terminó antes de que comenzase Kippur y pudo cumplir con ambas partes. Algo similar es lo que le puede ocurrir al delantero del Valladolid, aunque con horarios bastante más ajustados, con su partido comenzando a las 18:30 y la festividad a las 19:45. La otra alternativa, jugar solo una parte del encuentro. La respuesta, el próximo domingo. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento