España aplasta a Ucrania en la noche de graduación de Ansu Fati

Sergio Ramos y Ansu Fati celebran el 1-0 en el España-Ucrania
Sergio Ramos y Ansu Fati celebran el 1-0 en el España-Ucrania
EFE
Sergio Ramos y Ansu Fati celebran el 1-0 en el España-Ucrania

La Selección española goleó a Ucrania (4-0) en el segunda jornada de la Liga de Naciones, pero eso fue casi lo de menos en un partido que será recordado como la noche en la que Ansu Fati maravilló al mundo con su estelar actuación.

A sus 17 años, no solo se convirtió en el goleador más joven de la historia de la selección sino que dejó un poso de proyecto de estrella como nunca ha tenido el combinado español. De momento, solo es eso, una gran promesa, pero es imposible no ilusionarse con un jugador que lo tiene todo para dominar el mundo... y con la camiseta de la Roja puesta.

Ni dos minutos habían pasado cuando Ansu Fati recogía el balón pegado a la banda izquierda y muy alejado de la meta contraria. Con el control, se fue de un rival haciéndole un caño. Después avanzó raudo hasta la meta, cuando fue se zafó de otro defensor ucraniano pasándose el balón por detrás. Fue derribado y el árbitro no lo dudo: penalti.

La pena máxima la transformó el infalible Sergio Ramos, pero en la cabeza de todos estaba una jugada solo al alcance de los elegidos. Había sido valiente Luis Enrique, apostando por el jovencísimo jugador del Barça, pero también por Dani Olmo y por Rodri en el lugar de Busquets. También jugaron Mikel Merino, Reguilón y Gerard Moreno, sin duda nuevos tiempos con el técnico asturiano al frente.

Acarició el gol Ramos en un remate de cabeza y Gerard en un par de ocasiones, pero el protagonista era Ansu Fati. Un remate de chilena y un eslalon partiendo desde la banda que acabó en un disparo rozando el pelo dejaron claro, de nuevo, que estamos ante un jugador especial.

La voracidad de Ramos le llevó a marcar de nuevo en un remate de cabeza imponente, y el tercero llegó casi a continuación, obra de Ansu Fati. Arrancando de nuevo desde la izquierda, se fue de un jugador rival y colocó el balón en una zona imposible para el portero, el balón tocó el palo y entró ante el asombro de Luis Enrique... y del fútbol mundial.

La segunda parte no fue más que un trámite, más minutos para seguir disfrutando de Fati y de un equipo que, con Thiago Alcántara al mando en el centro del campo, dejó muy buenas sensaciones tanto en defensa como en ataque. Las llegadas no fueron tan numerosas como en la primera parte pero el cuarto acabó llegando en una jugada de Ferrán Torres, otra de las jóvenes esperanzas de un equipo remozado y que ilusiona con sus talentos imberbes.

La victoria deja además a España como líder de su grupo en la Liga de Naciones, pues Alemania no pasó del empate en su visita a Suiza (1-1), pues al tanto de Gundogan para los germanos respondió con otro Widmer para los helvéticos.

 
Mostrar comentarios

Códigos Descuento