El polémico exmédico del Real Madrid: "Los jugadores tienen una formación académica muy reducida"

  • Jesús Olmo fue jefe de los servicios médicos del Real Madrid entre 2013 y 2017 y fue muy criticado con sus métodos.
  • Con él en el equipo, el club ganó tres Champions League.
  • "Con Sergio Ramos tuve un enfrentamiento muy grande", admite.
El doctor Jesús Olmo atienda a Gareth Bale.
El doctor Jesús Olmo atiende a Gareth Bale.
Real Madrid

Las cuatro de cinco Champions League ganadas por el Real Madrid contrastaron con una convulsa época en un departamento vital del equipo, como es el de los servicios médicos. En tres de ellas, entre 2013 y 2017, el máximo responsable era el doctor Jesús Olmo, cuyos métodos fueron muy criticados por los jugadores y entrenadores con los que estuvo.

El "doctor estiramientos", como se le conocía en la plantilla, implementó un sistema de trabajo en el que muchas veces se inmiscuía en otros departamentos, según él mismo confiesa. "En mi modelo, yo estaba al mismo nivel del entrenador y dirigía mi área. Yo defendí ese modelo, lo creé, y cuando se detuvo me fui. Lo respeto porque sé que me metí mucho en el aspecto físico de los jugadores. Todo lo que se me critica es verdad, pero es que ganamos tres Champions", presume en una entrevista al 'Ideal' de Granada en la que se despacha.

"Se me criticaba que un médico influyera tantísimo en el trabajo diario de los jugadores, pero es que mi especialidad es el alto rendimiento deportivo. Con todo el respeto, para ocuparme de jugadores lesionados y llevarlos a que los operen, pueden optar por un médico menos polémico y trasgresor que yo. Si el club creyó que eran demasiadas competencias, yo lo entiendo porque los entrenadores están muy bien pagados, son muy famosos y yo soy un mero médico", recuerda.

"Los entrenadores están muy bien pagados, son muy famosos y yo soy un mero médico"

Con algunos jugadores tuvo un choque directo, como es el caso del capitán Sergio Ramos. "Con Sergio es especial porque tuvimos un enfrentamiento muy grande. Es una persona que, como yo, dice las cosas a la cara. Hice cosas que él no consideró adecuadas, aunque se las expliqué, y cada uno defendió su posición con el máximo respeto. Aun así, no me pongo a sus órdenes; mi criterio debe ser el mío", relata. 

"Tuvimos diferencias, pero a partir de ahí nuestra relación profesional fue muy buena. Nos respetamos mucho y siempre confió en mi criterio con sus lesiones e hizo lo que yo le fui diciendo. Sigo teniendo muy buena relación con él y trabaja con profesionales muy afines a mí. Cuando le tengo que echar una mano, se la echo", asegura el médico granadino.

Olmo argumenta que sus métodos no se entendieron por el nivel de estudios de los futbolistas profesionales. "Para que cualquier paciente te haga caso, no solamente un futbolista, tiene que confiar en ti. Eso requiere un tiempo, porque no te conocen", explica. 

"Eso cuesta trabajo, y más en un club de fútbol porque los jugadores tienen una formación académica muy reducida. Muchas veces no saben distinguir a una persona que sabe de una persona que parece que sabe y ejerce pseudociencia; he visto disparates absolutos. Cuesta trabajo ganarse la confianza de un futbolista, acaso una oportunidad. A mí me costó porque venía de otro deporte, no me conocían y era muy trasgresor en mis métodos", presume.

En cualquier caso, y pese a que su salida fue muy sonada, asegura que no hubo una guerra. "No guardo rencor a nadie, de verdad. Yo estas cosas las entiendo, hablamos del alto nivel y hay unos intereses socioeconómicos brutales. Yo soy un mero médico y cuando se me dijo que trabajara, trabajé. Cuando me dijeron que no podía seguir trabajando como lo estaba haciendo, me fui. Y encantado", zanja al respecto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento