Spoor: El rastro

Sinopsis

Duszeijko es una ex ingeniera y astróloga vegetariana que vive en un pequeño pueblo de las montañas polacas. Allí tiene una existencia tranquila y pacífica hasta que, frente a su puerta, aparece el cadáver de su vecino, un cazador furtivo. Las huellas de un corzo son la única pista de esta muerte, a la que seguirán varias más, espeluznantes, de cazadores de la élite de la localidad. Mientras las autoridades dan palos de ciego, Duszejko tiene otra teoría: los culpables son los animales salvajes.

Después de unos años dedicada a dirigir episodios de series tan prestigiosas como House of Cards, Treme o The Affair, la nominada al Oscar Agnieszka Holland (In Darkness) vuelve a ponerse a los mandos de un largometraje en Spoor: El rastro. Vuelve a compartir funciones detrás de la cámara con Kasia Adamik, con la que codirigió Janosik. Prawdziwa historia en 2009. En esta ocasión Holland y Adamik componen una película, entre el drama, el suspense y el humor ácido, que pivota en torno a su protagonista, una ex ingeniera y astróloga vegetariana de gran sinceridad y pasión que, sin embargo, lleva al extremo sus sentimientos de ira, compasión y amor por los animales. A través de ella, interpretada por Agnieszka Mandat-Grabka (Sanctuary), y de sus extravagantes acciones se muestra un mundo en el que la belleza de la naturaleza y la amistad contrastan con la corrupción, la crueldad o los instintos más bajos del ser humano. Completan el reparto de este film que evita las moralejas y combina lo real con lo fantástico Wiktor Zborowski (Con sangre y fuego), Jakub Gierszal (Drácula: La leyenda jamás contada) y Miroslav Krobot (El hombre de Londres), entre otros.