Green Zone. Distrito protegido

Green Zone. Distrito protegido

Sinopsis

Irak, 2003. El subteniente americano Roy Miller y su equipo buscan armas de destrucción masiva bajo el desierto. Para llevar a cabo su misión tendrán que sortear un sinfín de trampas sobre el terreno, pero el mayor problema será desentrañar las distintas informaciones proporcionadas por los servicios de inteligencia. Unas informaciones que parecen atender a oscuros intereses y que, además de derrocar a un régimen, han provocado la guerra. En este panorama, Miller luchará por encontrar la verdad.

El cineasta Paul Greengrass y su actor fetiche Matt Damon vuelven a trabajar juntos tras el éxito de la trilogía Bourne, y lo hacen con "Green Zone. Distrito protegido", un thriller bélico ambientado en Irak que toca la polémica sobre la búsqueda infructuosa de armas de destrucción masiva. El guión está inspirado en un libro escrito por el ex responsable del Washington Post en Bagdad, Rajiv Chandrasekaran, pero también en los testimonios de veteranos de guerra, ex agentes de la CIA y paramilitares que fueron testigos de todo allá por 2003. El resultado es una mirada crítica al conflicto (y a las decisiones que lo provocaron). Muchos de los escenarios principales, como el cuartel general de Sadam y el Palacio Republicano, se filmaron en el municipio murciano de Los Alcázares antes de que el rodaje pasara a Marruecos e Inglaterra.

Matt Damon, nominado al Oscar por "Invictus", es un soldado solitario que busca la verdad en medio de una conspiración que amenaza a todo un país. Entre los secundarios, encontramos nombres de la talla de Jason Isaacs (Good), Greg Kinnear (Pequeña Miss Sunshine), Brendan Gleeson (Escondidos en Brujas) y Amy Ryan (El intercambio). Sin duda, uno de los atractivos del filme está en la multitud de soldados reales que participaron en el elenco.