Funny games (2008)

Funny games (2008)

Sinopsis

Ann, George y su hijo Georgie se disponen a pasar sus vacaciones en la casa de verano que tienen junto a sus vecinos. Lo que iba a ser una estancia perfecta, comienza a torcerse cuando un joven llamado Peter llama a la puerta para pedir huevos, haciéndose pasar por un invitado de sus vecinos. Ann se muestra extrañada ante las verdaderas intenciones del chico, pero ya no puede hacer nada. Aunque ella no lo sepa, acaba de entrar en un macabro juego, cuyas violentas consecuencias son impredecibles.

En 1997 el realizador alemán Michael Haneke rompió las tendencias del thriller con "Funny games", una película escrita y dirigida por él mismo, que quería llamar la atención sobre la violencia en los medios de comunicación. Pues bien, una década después, Haneke firma un remake de su propia película, eso sí, amparada por Hollywood y en lengua inglesa. No es habitual que los cineastas revisen sus creaciones, pero Haneke siempre quiso denunciar la excesiva presencia de violencia en el cine americano y qué mejor forma que rodando su película más provocativa en Estados Unidos. En "Funny games", el espectador se ve obligado a contemplar cómo es la violencia en realidad, para que provoque rechazo, una reflexión algo más profunda que la que ofrecen exitosas franquicias como "Hostel" o "Saw".

La presencia de Naomi Watts fue una de las condiciones para iniciar el proyecto. La protagonista de "El velo pintado" y "Promesas del Este", está acompañada por Tim Roth, el nuevo villano de "El increíble Hulk". Los jóvenes psicópatas que inician el macabro juego son Michael Pitt (Last days, Ocean´s 13) y Brady Corbet (Thirteen, Thunderbirds). Destaca la actuación del pequeño Devon Gearhart.