Machín, toda una vida

Machín, toda una vida

Sinopsis

Antonio Machín permaneció en París hasta que se acabó la Guerra Civil española. Entonces empezó la Segunda Guerra Mundial y emprendió un camino que le llevaría a reconstruir toda su vida en España. Tras un pasado más o menos glorioso en Nueva York, La Habana y varias capitales europeas, donde fue el primero en traer al viejo continente el "Begin the begine" de Cole Porter, Antonio Machín empezaba de cero en Barcelona, en locales de taxi-dance y pequeños cafés, hasta que es descubierto por uno de los asiduos de una gran orquesta en busca de voz. A partir de ahí se empieza a forjar toda la historia de la voz de platino que acompaña a la memoria colectiva de muchos españoles. Casi siempre a través de la radio, los que ganaban un poco por entonces podían verle con su compañía en teatros. Podía cantar "Angelitos negros" hasta cinco veces en una noche.

Últimas películas del director Nuria Villazán