El ‘chicho’

¿Han comprado ya los chalecos salvavidas? Pues vayan  haciéndolo y pronto y, a ser posible, de marca. No alberguen dudas: vamos a contar en breve con un barco tienda en el puerto de Alicante con el primer ship shop de toda Europa bendecido casi como el bálsamo de Fierabrás que curará los males de  todo tipo que aquejan a nuestra ciudad. Sí, sí, será insegura, y sucia, y olorosa, pero con ship-shop.


Mientras, el puerto avanza a marchas forzadas, con agotadoras jornadas de trabajo, de día y de noche, en lo que parece ser un intento de anexión por alcance de la isla de Tabarca, quizás para que no quepan dudas de que pertenece al municipio de Alicante  y no al de Santa Pola. De momento las obras ya han engullido la playa de San Gabriel y a saber hasta dónde llegarán.


Lo que en realidad importaba –el horroroso polígono industrial marinero que nos han montado– ya está conseguido. Y lo demás que haya que conseguir, pues se conseguirá de una u otra forma. Y  punto.


De momento, en casa, como no dominamos la  lengua de las galaxias, estamos intentando acostumbrarnos a pronunciarlo bien para quedar mejor (ship shop, ship shop, ship shop...), pero nada, que no nos sale. Lo máximo que llegamos a decir es «chicho, chicho, chicho...» Y con chicho se ha quedado. Faltaría más: todos a comprar en el chicho y a ser felices, hombre, que la vida solo son dos días.