Visados

Primero quisiera felicitarles por la oportunidad que nos dan de opinar en su periódico, tan popular.
Esta carta tiene el fin de plantear algo que creo injusto totalmente en las leyes de extranjería y si hubiese alguien facultado para explicármelo, lo agradecería, pues no lo entiendo.


Les comento lo imposible que resulta conseguir un visado. En este caso, para mi hija, que siendo nieta de español, aunque nacida en Cuba, le resulta tan difícil poder venir aquí. No he encontrado la forma para poder traerla, ya que en el Consulado español de La Habana la consideran inmigrante potencial.


Yo me pregunto, ¿por qué si a España vienen visitantes (por no decir turistas que exhiben una carta de invitación, para recibir su visa correspondiente y después pretenden que se les dé legalidad) –algunos de países que no tienen ninguna vinculación étnica con los españoles– a mi hija no se le puede dar la entrada en el país de sus antepasados, cuando, si no me equivoco, se contempla hasta la posibilidad de opción de nacionalidad a los nietos de españoles? .