Acoso en las aulas

Me gustaría opinar acerca del acoso en las aulas, ya que durante ocho años lo sufrí en mis carnes. En mi caso no llegó a los niveles de Jokin, pero sí que me daban de lado, me insultaban, llegaban a romperme mis cosas... Y si no llegaron a agredirme físicamente fue porque el primero que lo intentó se llevó un tortazo bien dado. Aún hoy, casi cinco años después de salir de ese colegio, me pregunto por qué me odiaban tanto.


Quiero también aclarar que siempre lo hemos denunciado, sólo que antes los profesores se limitaban a no tomarnos en serio, diciendo que eran «cosas de niños». Incluso los padres nos ignoraban con la clásica respuesta: «Pégale tú a él».