Ha muerto un niño en una patera

Un niño de tres meses ha muerto en una patera. Y no pasa nada, sólo el guardia civil y el personal de Cruz Roja de turno no podrán dormir esa noche, si es que todavía no han perdido la capacidad de horrorizarse a fuerza de costumbre.
No pasa nada, porque son africanos, personal de tercera. Sin embargo, por una vez que naufraga un transatlántico, el Titanic, lleno de blanquitos ricos, están haciendo películas durante cien años.


No pasa nada porque es mejor aliarse con Mohamed VI, ese asesino de su propio pueblo, que decirle en su cara que nadie más que él con su dictadura canalla es responsable de tantas muertes en el Estrecho. Y con el de Marruecos, son responsables los Gobiernos europeos que respaldan a dictadores africanos como Obiang, íntimo de Aznar, y otros que obligan a la emigración por hambre, por guerras y por miserias varias, sin olvidar por supuesto al Gobierno Bush, que pasará a la historia más oscura del siglo XXI.


Fijaos si no pasa nada que el Habemus Papam es mil veces más noticia que esa vida truncada.