El futuro del PAR

Aunque el PAR sigue su imparable descenso, parece que está aterrizando suavemente. No puede estrellarse ni hundirse electoralmente.
Biel y sus fontaneros han tejido estos años una tupida y consistente red clientelar que impedirá cualquier caída brusca. Ésta sólo se producirá cuando pierdan el poder, cuando el partido más votado deje de necesitarles. Ese día se les deshilachará la red y entonces ya no habrá aterrizaje suave.

De momento, el PAR se va a mantener en el poder, lo que les permitirá seguir tejiendo. Los fondos necesarios se los pagamos los aragoneses. Así nos va.