Seguimos a oscuras con el recibo de la luz

Que el recibo de la luz será más caro el próximo año es un hecho. Pero aún no sabemos cuánto porque el Gobierno sigue jugando al gato y al ratón. El Ministerio de Industria quiere (o quería) subirlo una media del 10%: un 6% para la mayoría de las familias –unos 20 millones– y alrededor de un 15% para las grandes empresas. Pero otros representantes del Ejecutivo desautorizaron ayer estos planes y afirmaron que el incremento no superará el IPC, una medida que el departamento que dirige Joan Clos pretendía aplicar sólo a los usuarios con menos ingresos (unas 130.000 familias).

Déficit tarifario y consumo responsable

Nos dicen que uno de los objetivos de estos aumentos es compensar a las compañías eléctricas por la diferencia entre lo que nos cobran –una tarifa fijada por el Gobierno– y lo que ellas pagan por las materias primas para fabricar la energía que nos venden. Para conseguir este objetivo, nos dicen, haría falta un aumento del 30%. Casi nada. El hecho es que este año ya nos cobran casi un 6% más que en 2005 (subió un 4,48% en enero y un 1,38% en julio) sin hacer casi ruido. O sea, más del doble del IPC, que fue del 2,5% en octubre. No se puede decir que a las eléctricas españolas el negocio les vaya mal: las cuatro primeras (Endesa, Iberdrola, Unión Fenosa e Hidrocantábrico) ganaron 4.361 millones de euros hasta septiembre, un 43,5% más que en los nueve primeros meses del año pasado. Y eso que, según ellas, perdieron más de 1.000 millones por las restricciones tarifarias del Gobierno. Además, están disparadas en Bolsa, andan comprando empresas en el exterior o siendo compradas por compañías foráneas, y han dado entrada en su accionariado a grandes constructoras que traen dinero fresco para afrontar el futuro con garantías.

Otro de los argumentos que hemos oído estos días de los responsables gubernamentales es que, si la luz es más cara, los ciudadanos seremos más conscientes de la importancia de ahorrar energía. O sea, que si es más cara, gastaremos menos. Nada que objetar. No podemos seguir consumiendo los recursos naturales como si fueran infinitos. Es más, espero que la previsible revisión de tarifas tenga en cuenta el gasto medio familiar para fijar esos aumentos. Y que suba menos para los que consuman menos. Porque cualquier medida que se tome deberá tener en cuenta el endeudamiento creciente de las familias españolas y la inflación que arrastra la economía española, que se está merendando nuestros salarios. Cualquier subidón eléctrico no haría más que empeorar las cosas.

Suben los tipos y también la morosidad

Por si eso no fuera suficiente, se da por seguro que este jueves el Banco Central Europeo (BCE) subirá el tipo de interés oficial de la zona euro del actual 3,25% al 3,50%. Será el sexto aumento del precio del dinero en un año, precisamente para combatir la inflación. Es una decisión más que anunciada a lo largo de los últimos meses, pero habrá que ver si el banco central da pistas sobre lo que pasará con los tipos en 2007. De momento, el que no para de crecer es el principal índice de referencia de los préstamos hipotecarios, el euríbor, que está ya en el 3,684% y acumula un aumento de 1,18 puntos el último año. No es raro que en tales circunstancias se empiece a detectar un aumento de la morosidad. Sucede en los préstamos hipotecarios, donde se ha llegado a los niveles de 2002, y con otros créditos. También conocimos ayer que la cifra de desempleados vuelve a estar por encima de los dos millones, después de que en noviembre las listas del Inem crecieran en 30.328 personas. No hay que ser muy listo para saber que en un contexto como el actual eso es lo peor que puede pasar.

Sigue el blog en... www.20minutos.es

Se hablará de...

Seat

Desmiente que vayan a venderla

Los responsables de la marca española niegan que Volkswagen esté pensando vender la compañía, como apuntó el futuro presidente del consorcio alemán, Martin Winterkorn, en una entrevista.

Uno-e, Openbank...

Multiplican por tres sus beneficios

Los principales bancos por Internet en España (Uno-e, Openbank, Inversis y Bancopopular-e) han multiplicado por tres sus beneficios hasta septiembre ganando 23,79 millones de euros.