El padre Gabriel Bendicto posa en el interior del edificio que quedó devastado por la explosión de gas del 20 de enero.

Página 1 de 7