Un dios salvaje

Un dios salvaje - Cartel
Título V.O.:
Carnage
Año de producción:
2011
Distribuidora:
Alta Films
Género:
Comedia Dramática
Clasificación:
No recomendada menores de 12 años
Estreno:
18 de noviembre de 2011
Director:
Roman Polanski
Guión:
Yasmina Reza
Música:
Alexandre Desplat
Fotografía:
Pawel Edelman
Intérpretes:
Jodie Foster (Penelope Longstreet), John C. Reilly (Michael Longstreet), Kate Winslet (Nancy Cowan), Christoph Waltz (Alan Cowan), Eliot Berger (Ethan), Elvis Polanski

Fotogramas de la película

Sinopsis

Una simple pelea entre dos chicos en un parque que, aparentemente, podía haber quedado en una serie de magulladuras y moratones sin importancia, tiene visos de adquirir una mayor trascendencia. Esa misma noche, lo que parece ser una simple formalidad entre adultos (entre los padres de la "víctima" y los del "matón"), para llegar a cerrar el asunto, se va a convertir en un escenario encarnizado de disputas, en las que salen a relucir todos sus prejuicios sociales y sus contradicciones burguesas

Basada en la aclamada obra teatral de la dramaturga francesa, Yasmine Reza, el director polaco Roman Polanski, con una carrera imprescindible llena de títulos emblemáticos del séptimo arte como "Un cuchillo en el agua", "La semilla del diablo", "Chinatown" o "El pianista" (por la que recibió el Oscar al Mejor Director en 2003- que no recogió al ser un prófugo de la justicia norteamericana por un caso de abuso sexual a una menor en 1978), pone en escena este retrato de las miserias humanas, este collage sobre la naturaleza oscura del alma de la burguesía americana (francesa en la obra teatral) partiendo de la pelea entre dos chavales en la calle y finalizando con el poco ejemplarizante cuarteto de padres que acaban comportándose peor que sus hijos, sacando lo peor de sus postulados ideológicos y todos sus prejuicios sociales.

Aclamada por los medios y admirada tanto por sus dotes de interpretación como por sus dotes de dirección, Jodie Foster ganadora de dos Oscar por "El silencio de los corderos" y "Acusados", acompañada de John C. Reilly (Convención en Cedars Rapids, El circo de los extraños), encarnan a uno de los matrimonios protagonistas de esta película. También podemos disfrutar en "Un dios salvaje" de la gran actriz británica, Kate Winslet, ganadora de un Oscar por "El lector" o Christoph Waltz, también ganador de un Oscar por "Malditos bastardos". Todos ellos, junto con la dirección de Polanski, consiguieron que esta producción consiguiera el León de Plata en el Festival de Venecia.

Crítica

La destreza deRoman Polanskipara jugar con las limitaciones escénicas del teatro dotándolas de una identidad, de una dinámica estrictamente cinematográfica quedaron bien patentes enLa muerte y la doncella, que también rebotaba entre cuatro paredes en torno a un minúsculo dramatis personae. Pero Polanski es un genio de la precisión y del detalle, por eso sería injusto y simplista despacharUn dios salvajeadjudicando el cien por cien de los méritos al texto original de Yasmina Reza y al demoledor cuarteto actoral que lanza al aire sus viperinos diálogos.

Es cierto, evidente, que lo nuevo de Polanski es una película de texto y de actores, pero en semejante dinámica tiene un mérito incalculable maquillar la teatralidad del producto dotándolo de una entidad fílmica tan absorbente y sofisticada como la que esboza esta brillante película. "Un dios salvaje" funciona como un arrollador mecanismo de relojería, la rítmica de la tragicomedia es irresistible; no hay un solo detalle dejado al azar, y sin embargo Polanski consigue pulir cualquier evidencia de estructura narrativa para que nos metamos en el ajo sin obstáculos teatrales de ningún tipo.

"Un dios salvaje" esboza un diabólico estado de la cuestión moral de clase media americana y mundial; en torno a un incidente violento entre dos chavales, sus padres deciden resolver civilizadamente el asunto en una reunión en la que acabarán tirándose los trastos a la cabeza y sacándose los ojos.

El resultado es un brutal espejo en el que emerge la gran farsa del ser social, la natural hipocresía de los principios esenciales que vertebran el modelo: familia, matrimonio..., el autoengaño de un modelo de vida basado en el simulacro y la apariencia, y la decadente pantomima de unas relaciones secuestradas por la dinámica de lo políticamente correcto.

No hay énfasis de ninguna clase ni trucos dramáticos de medio pelo, todo fluye de manera admirablemente natural en torno al descacharrante encuentro/desencuentro bilateral entre los dos matrimonios, cuatro actores en estado de gracia crecidos al son de la batuta de un maestro de la dirección actoral como Polanski.

Últimas películas del director Roman Polanski