Slumdog Millionaire

Slumdog Millionaire - Cartel
Título V.O.:
Slumdog Millionaire
Año de producción:
2008
Distribuidora:
Columbia Tristar Home Video
Género:
Drama
Clasificación:
No recomendada menores de 13 años
Estreno:
13 de febrero de 2009
Director:
Danny Boyle
Guión:
Simon Beaufoy
Música:
A.R. Rahman
Fotografía:
Anthony Dod Mantle
Intérpretes:
Irfan Khan (Inspector de policía), Dev Patel (Jamal Malik), Anil Kapoor (Prem Kumar), Saurabh Shukla (Sargento Srinivas), Rajendranath Zutshi (Director), Jeneva Talwar (Vision Mixer), Freida Pinto (Latika)

Fotogramas de la película

Sinopsis

A sus 18 años, Jamal se ha convertido en uno de los concursantes más jóvenes de la versión india de "¿Quién quiere ser millonario?". El chico, un huérfano de los suburbios de Bombay, va contestando correctamente a las preguntas para sorpresa de todos, incluido el presentador, que está seguro de que hace trampas. Cuando está a punto de ganar los 20 millones de rupias, Jamal es detenido e interrogado. La policía quiere descubrir por qué sabe tanto, pero para ello hay que oír su asombrosa historia.

"Slumdog Millionaire" (que se puede traducir por "callejero millonario") se presenta como una de las grandes sorpresas de la temporada cinematográfica, tanto por su buena acogida en la taquilla americana, como por sus 10 nominaciones a los Oscar, entre ellas mejor película, mejor director y mejor guión adaptado. Basado en la novela de Vikas Swarup, el filme es un cuento de hadas en la India contemporánea que repasa aspectos dramáticos de la historia reciente del país a través de la compleja vida de su protagonista. Su director, el aclamado Danny Boyle (Trainspotting, Sunshine), aporta una perspectiva foránea muy interesante a nivel técnico y narrativo. Junto a su co-directora en la India, Loveleen Tandan, mezcla el suspense, la acción, el romanticismo e, incluso, el humor.

El peso de la historia lo llevan dos debutantes, el joven Dev Patel y la bellísima Freida Pinto, cuyo amor en la ficción tiene más protagonismo en la historia de lo que a priori podría parecer. Junto a ellos, destacan los nombres de Anil Kapoor (el presentador del show) e Irrfan Khan (como el inspector de policía). "Slumdog Millionaire" ya ha ganado cuatro Globos de Oro (película dramática, dirección, guión y banda sonora) y siete premios BAFTA, entre ellos mejor película.

Crítica

Darse de bruces sin expectativas hace unos meses con esta acaramelada fábula romántica sobre la resurrección de los muertos en un mundo cruel pero armado para la lírica debía tener su aquel: un singular y resultón punto de partida (chaval de los suburbios de Bombay de cultura escasa llega, por una rocambolesca sucesión de casualidades alojadas en la memoria, a la última pregunta del ¿Quien quiere ser millonario? con el premio gordo a tiro de piedra), una realización fabulosa, montaje y dirección de fotografía no menos bueno, y lo mejor, un chute en vena de buen rollo macrocósmico resultante de la impostura de cuento de hadas, tan sacarinada como inocua. Lo que pasa es que las reverencias desproporcionadas, los premios unánimes, el clamor universal y todo eso nos remiten a la excelencia de un cine del que "Slumdog Millionaire" nada sabe.

La culpa en este caso es del boca a oreja que nos augura un orgasmo cinéfilo a base de imágenes bastardas, de fotogramas melifluos y bienintencionados, carne de multicine empaquetada en plan película de arte y ensayo. No es, en absoluto, la cinta pequeña, humilde y apabullantemente auténtica y honesta que vende la fanfarria publicitaria. Bien al contrario "Slumdog Millionaire" es un best-seller cinematográfico de mucha enjundia. Una fábula ´bigger than life´ que huele a Hollywood por los cuatro costados, que presume de envoltorio y pericia técnica.

Es cine extraordinariamente facturado. Boyle es un director formidable, un órfebre de la imagen enérgico e impagable, y un narrador privilegiado. El hueso debajo de la piel es harina de otro costal. Todo el sentimentalismo que mana del fabulismo blandengue de su última propuesta remite a la sensiblería industrial made in America. La dureza suburbial y tercermundista es pura cosmética, y el tono dickensiano de la fábula trastabilla alejándose abismalmente de su propósito. Vamos, que "Slumdog Millionaire" está más cerca de Disney que de Dickens. A su pesar, probablemente.

Es la película de moda, la que todos quieren ver y de la que todo el mundo habla. Nada que objetar a su romanticismo risueño, ingenuo, ni a su sordidez inestable e improbable. Es más, es de justicia reconocer que el filme se mira con gusto y sólo con puntuales resistencias. Más arduo resulta encajar el almíbar amoroso del desenlace, y el deficiente nivel global de un reparto exageradamente verde (que el Sindicato de Actores lo haya distinguido como el mejor elenco del año en detrimento del gigantesco recital coral de "La duda" o "El desafío: Frost contra Nixon" es de traca). Por más que la exuberancia exótica del híbrido Hollywood (en la ética)-Bollywood luzca estéticamente con tantísima fuerza, "Slumdog Millionaire" es la mitad o la cuarta parte de lo que la lluvia de reconocimientos nos quiere dar a entender. Con todo, puesta en escena y narración son tan potentes que tiene uno tentaciones de perdonar incluso lo imperdonable. Boyle hace su trabajo, pero no hay más cera que la que arde.

Últimas películas del director Danny Boyle
Últimas películas del género Drama