Venganza (2008)

Venganza (2008) - Cartel
Título V.O.:
Taken
Año de producción:
2008
Distribuidora:
Columbia Tristar Home Video
Género:
Thriller
Clasificación:
No recomendada menores de 18 años
Estreno:
8 de agosto de 2008
Director:
Pierre Morel
Guión:
Luc Besson, Robert Mark Kamen
Música:
Nathaniel Mechaly
Fotografía:
Michel Abramowicz
Intérpretes:
Liam Neeson (Bryan), Famke Janssen (Lenore), Xander Berkeley (Stuart), Leland Orser (Sam), Jon Gries (Casey), Maggie Grace (Kim), Holly Valance (Diva), Katie Cassidy (Amanda), David Warshosky (Bernie), Nathan Rippy (Victor)

Fotogramas de la película

Sinopsis

Desde que se separó de su mujer, Bryan no ha tenido tiempo para ver a su hija Kim, así que decide dejar su cargo como espía del gobierno y ocuparse de su familia. Un día, Kim pide permiso para pasar unos días en París junto a su amiga Amanda y, aunque Bryan desconfía, termina aceptando por hacerla feliz. Sin embargo, sus peores presagios se confirman cuando las dos jóvenes son secuestradas. Bryan tendrá que compaginar su labor como padre y ex agente para rastrear los bajos fondos de la ciudad.

"Venganza" es un thriller de origen francés que sale de la idea conjunta del productor de acción Luc Besson (director de "El quinto elemento") y el guionista Robert Mark Kamen (escritor de la saga "Transporter"). Unas jóvenes raptadas en París y la relación de sus secuestradores con los bajos fondos y la clase alta de la ciudad, podía ser un buen punto de partida para una película. Y así se lo hicieron saber al director Pierre Morel (Distrito 13), responsable de capitanear el proyecto. El resultado es una historia trepidante, con escenas nocturnas, artes marciales y mucho riesgo, que mezcla los escenarios reales con algún que otro efecto digital.

Liam Neeson se enfrenta a un papel de padre coraje después de adquirir experiencia en el cine de acción con "Batman Begins" y "Enfrentados". Su hija en la ficción es una actriz surgida de la pequeña pantalla, Maggie Grace (Perdidos), al igual que la encargada de dar vida a Amanda, Katie Cassidy (Supernatural). Completan el reparto Famke Janssen (X-Men 3: La decisión final), Holly Balance (Dead or Alive) y el galo Olivier Rabourdin (Actrices).

Crítica

Miembro de la pandilla de Luc Besson, Pierre Morel procede, nuevamente apadrinado por su mediático mentor, a poner en pie su segunda película clonando los modales del cine sesentero y setentero de justicieros al margen de la ley. Todo muy facha y muy reaccionario, como mandan los cánones del buen cine de venganzas, a colación de una suerte de paramilitar civilizado que pasa olímpicamente de la ley y el orden y prefiere arreglárselas solo cuando los infelices mafiosos de una red de trata de blancas deciden secuestrar a su hija. Morel mitifica la política del ojo por ojo, y la furia sin cuartel del ciudadano medio que, consciente de la patológica ineptitud de las autoridades decide arrasar con el mundo para poner las cosas en su sitio a su manera. Un modelo narrativo éste muy obsoleto y muy efectivo por elemental, que se acicala para no parecer lo que realmente es, a saber, una actualización metropolitana y no exótica del cine de reivindicación del Código de Hammurabi de Jean-Claude Van Damme.

No es éste sitio ni lugar para entrar en disquisiciones morales acerca de la pertinencia u obsolescencia de este tipo de cine. Apañado artilugio de bofetadas a troche y moche, presentable película de acción pleistocénica, "Venganza" resulta antipática fundamentalmente por su muy cuestionable participación en esa suerte de conspiración colectiva de un cierto cine anglosajón contra la diversidad, de un prototipo de ficción, fundamentalmente terrorífica, que ve monstruos, bestias y fantasmas proliferando en cada esquina más allá de las fronteras del imperio. En la línea, en ese sentido, de "Las ruinas", "Turistas", "Hostel" o "Wolf Creek" la cinta de Morel conviene en demonizar lo foráneo como nido de perversiones. Fuera de Estados Unidos todo el mundo está pirado y para que lo encierren. Lo suyo pues es cerrar la puerta y no salir de casa. Parisinos, franceses en general y, por supuesto, pérfidos ciudadanos del Este y jeques de tebeo pueblan esos mundos de Dios y amenazan la impecable normalidad del ciudadano americano medio.

Cansina a cuenta de su apestoso discurso ideológico, "Venganza" se consume y digiere gracias, esencialmente, a la estratosférica presencia escénica del gran Liam Neeson. Su ilimitada capacidad de adaptación y destreza para moverse entre géneros nobles e innobles otorgan un plus a la rutinaria retahíla de ajustes de cuentas que encierra la propuesta. Rebajando el listón del análisis, "Venganza" filmada con puntuales destellos de buen oficio, se deja mirar, engatusa y medio entretiene. La culpa es de Liam Neeson, pero menos da una piedra.

Últimas películas del director Pierre Morel
Últimas películas del género Thriller